Público
Público

Llegadas de migrantes Las llegadas de migrantes aumentan un 30% por el repunte de la ruta canaria

Casi 42.000 personas lograron entrar de forma irregular en el país en 2020. Aunque las cifras caen en Ceuta Melilla y la península, en Canarias hubo un aumento del 756,8%, con 23.000 migrantes rescatados.

Más de 2.000 migrantes rescatados de pateras abarrotan el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria.
Más de 2.000 migrantes rescatados de pateras abarrotan el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria. Quique Curbelo / EFE

efe

El año pasado llegaron irregularmente a España un total de 41.861 personas migrantes por vía marítima y terrestre, un 29% más que en 2019, fundamentalmente debido a la fuerte presión migratoria sobre Canarias, a cuyas costas arribaron 23.023 personas, un 756,8% más.

Es el balance provisional del año hecho público este lunes por el Ministerio del Interior, que refleja un importante descenso en las llegadas irregulares a las costas de la península, Baleares, Ceuta y Melilla, donde también cayeron de forma muy relevante las entradas ilegales por vía terrestre.

De acuerdo con los últimos datos de Interior, las llegadas a Canarias siguen la tendencia a la baja de las últimas semanas; entre el 16 y el 31 de diciembre arribaron al archipiélago 1.571 migrantes de forma irregular frente a los 1.886 de la quincena anterior o los 8.157 registrados en el mes de noviembre.

La inmensa mayoría de los inmigrantes que entraron irregularmente al país, según el balance oficial, lo hizo por vía marítima: 40.106 de un total de 41.861.

Las entradas por esa vía aumentaron de hecho un 53,6%. Se registró la llegada de 2.124 embarcaciones frente a las 1.217 de 2019 (un 74,5% más).

Más de la mitad de estas personas arribaron a las costas canarias (23.023, frente a las 2.687 registradas en 2019), donde se contabilizó la llegada de 745 embarcaciones, un 477% más que un año antes (129).

Descenso de los flujos migratorios en Melilla

Mientras, los flujos migratorios por vía marítima hacia la península y Baleares disminuyeron un 24%, con la llegada de 16.610 personas, frente a las 21.863 de 2019.

Mucho más acusado fue el descenso registrado en las costas de Melilla, a donde llegaron 43 inmigrantes irregulares frente a los 898 de 2019; y de Ceuta, que recibió 430 personas por vía marítima frente a las 655 de un año antes.

En ambas ciudades autónomas bajaron además un 72,3% la llegadas irregulares por vía terrestre: 1.755 frente a 6.346.

A Melilla entraron irregularmente por esa vía 1.415 inmigrantes, frente a los 4.984 de 2019; y a Ceuta, 340, un millar menos que el año previo.

Más noticias