Público
Público

Conciliación laboral Llevar a tu bebé al Congreso: estas mujeres lo hicieron y no lo tuvieron nada fácil

En muchos países, cuando una mujer decide llevar a su hijo a una sesión parlamentaria sea por el motivo que sea, es motivo de controversia, llena titulares y es inmensamente comentada y criticada en redes. En otros, comienza a verse como un acto normal. Aquí están muchas de las mujeres que han servido de ejemplo y han luchado por la conciliación.

Collage de imágenes de la diputadas y senadoras con sus bebés.

Ejercer de diputada y la conciliación laboral son dos conceptos que no siempre pueden ir de la mano. Un ejemplo de ello se dio en Kenia, cuando una congresista se vio obligada a llevar a su bebé al Pleno y la expulsaron del hemiciclo por ello.

Pero este hecho no es aislado. En muchos países, cuando una mujer decide llevar a su hijo a una sesión parlamentaria, sea por el motivo que sea, su acción es motivo de controversia, llena titulares y es inmensamente comentado en redes.

En España, el caso más sonado ocurrió en enero 2016, cuando Carolina Bescansa, la entonces número 3 de Podemos, acudió al pleno con su hijo de pocos meses en brazos. Aunque no la expulsaron de la sesión como a Hassan, fueron muchos los diputados y diputadas que, como Celia Villalobos, se acercaron a ella a comentarle que en el Congreso había una guardería "maravillosa".

Bescansa también recibió críticas de Ángeles Maestro (IU), la primera diputada española que llevó a su hijo al Congreso en 1991. En su caso, Maestro no ingresó en el pleno con su hijo, sino que salía de la sesión cada vez que tenía que dar de mamar al bebé. "No quiero criticarla, pero no comparto la publicidad gratuita que te da llevarte al niño al Congreso. Puede llegar a tener carácter sensacionalista", declaró entonces a El País.

La diputada de Podemos Carolina Bescansa, con su bebé, en su escaño del Congreso. / EFE

Así, queda claro que en España no está normalizado el hecho de llevar al bebé a las sesiones parlamentarias, sea por el motivo que sea. Pero… ¿Y en el resto del mundo?

En el Parlamento europeo algunas de las eurodiputadas llevan apostando por visibilizar la conciliación laboral desde hace años y, aunque algunos siguen criticando las acciones, cada vez son más respetadas y valoradas.

Hanne Dahl, la euromadre

La primera mujer que llevó a su bebé al Parlamento Europeo fue Hanne Dahl, eurodiputada conocida como euromadre. En abril de 2009 tuvo que votar sujetando al bebé en brazos, imagen que se hizo viral. Declaró a la prensa que no tuvo más remedio que acudir a la sesión con su hijo, ya que su marido "tenía una reunión en Copenhague" y no podía hacerse cargo.

Hanne Dahl en el pleno. / REUTERS - Vincent Kessler.

Ante la mirada atónita de sus compañeros varones, Dahl dio el pecho a su bebé y realizó las labores de cuidado a la vez que votaba y participaba en la sesión parlamentaria de la Eurocámara. Con ello, la euromadre abrió una veda que seguirían muchas otras mujeres de la Eurocámara.

Hanne Dahl participando en el Parlamento Europeo con su bebé. / REUTERS

Licia Ronzulli, la eurodiputada que quería ser un símbolo

Meses después de Dahl, Licia Ronzulli, eurodiputada de origen italiano acudió con su hija recién nacida al Parlamento para votar, acción que esta vez fue sí homenajeada por muchos eurodiputados.

Collage de fotos de Licia Ronzulli con su hija. / REUTERS

"Quiero ser un símbolo con mi hija Victoria, y pienso en todas las mujeres que no pueden conciliar su vida profesional con su vida familiar", declaró la italiana. El Parlamento Europeo vio crecer a Victoria y con ello, comenzó a normalizar la presencia de niños en las sesiones.

Gracias a Hanne Dahl y a Licia Ronzulli, la normalización de acudir al Parlamento con el bebé en brazos se fue extendiendo y permitió que diputadas como Anneliese Dodds, de Reino Unido, acudiesen con su bebé.

No obstante, está acción solo se ha normalizado en mujeres. Jordi Sebastià, de Compromís, trató de acceder al hemiciclo con su bebé en 2015, pero le negaron la entrada.

En Europa, depende:  Islandia sí, Dinamarca no

"No eres bienvenida en la sala del Parlamento con tu bebé", comunicó en marzo la presidenta del Parlamento danés, Pia Kjærsgaard, a Mette Abildgaard, diputada del Partido Conservador, que acudió con su bebé al parlamento de “manera extraordinaria”.

Este comentario fue muy criticado en medios y por otros diputados, ya que Dinamarca se postula como un país pionero en igualdad y conciliación laboral.

Mette Abildgaard con su bebé. / Imagen de Twitter @metteabildgaard

Abildgaard respondió explicando que según las leyes danesas, tiene derecho a un año de baja por maternidad, pero que ella quiso volver antes al trabajo. “Pero una puede necesitar cierta flexibilidad con una hija de cinco meses, flexibilidad que hoy no me han dejado disfrutar".

Por otro lado, en Islandia, Unnur Bra Konradsdottir, diputada del Partido Conservador, intervino en el pleno mientras daba de amamantar a su bebé, acción que ella misma calificó como "la cosa más natural del mundo", según recogió en 2016 El Periódico

Captura de pantalla del vídeo de Unnur Bra Konradsdotti con su bebé en brazos.

Este acto que no sorprendió a sus compañeros ya que, en Islandia ha tenido durante mucho tiempo una visión liberal y ya ha aceptado la lactancia materna en público.

Márquez criticada por el dirigente del Congreso mexicano

En México, Martha Márquez compadeció en enero en el parlamento con su bebé en brazos. Fue duramente criticada por el presidente de la comisión, al declarar que había “un mínimo de tolerancia materno-infantil".

La diputada pidió al presidente, diputado del partido de López Obrador, que no le faltase al respeto, acción que secundó su partido. De hecho, esas declaraciones fueron tachadas de “misóginas” por la prensa y las redes sociales mexicanas.

Vallejo asumió su cargo en Chile con su bebé en brazos

Por otro lado, Camila Vallejo, conocida líder de estudiantes chilena decidió ir a asumir su cargo en como diputada del Partido Comunista  con su bebé en brazos en 2014. Ese acto estuvo apoyado por parlamentarios de la izquierda chilena. Sorprendentemente, este acto no trascendió a los medios internacionales, ya que prácticamente ninguno se hizo eco de la noticia. 

Camila Vallejo con su bebé en el Congreso. / EFE

Tammy Duckworth reflejó el cambio en Estados Unidos

Otro de los países que apuestan por la conciliación laboral de sus diputadas y senadoras es Estados Unidos. En 2018, la senadora y exmilitar Tammy Duckworth, poco después de ser madre, cambió totalmente las normas en el país, al ser la primera madre en el cargo.

El Senado sometió después a votación que se pudiera acudir a las sesiones parlamentarias con los bebés lactantes para poder alimentarles. La petición fue aprobada. No obstante, los bebés solo pueden acceder hasta que cumplan un año.

La senadora demócrata de Illinois, Tammy Duckworth, entrando con su hija de 10 días, Maile Pearl Bowlsbey, a la sala del Senado. Foto: EFE

El presidente neozelandés cuidó a bebés en el pleno 

Nueva Zelanda ha sido uno de los países precursores de la conciliación laboral. Hace unos días, Trevor Mallard, el presidente del Parlamento neozelandés fue noticia por presidir una sesión con un bebé en brazos. El bebé era hijo de uno de los diputados, que volvía de su baja de paternidad.

Con este acto, Mallard pretendía felicitar a la pareja y reivindicar la conciliación laboral, pero no es la primera vez que lo hace. En noviembre de 2017, el presidente decidió sostener a la hija de tres meses  de otra de las diputadas, Willow-Jean, mientras presidía otro pleno. En este caso, no trascendió a los medios internacionales. 

El presidente del Parlamento neozelandés, Trevor Mallard, sostiene a la hija de una diputada mientras preside el pleno en 2017. Captura de pantalla.

Sin embargo, la verdadera precursora de esta lucha en el país fue Jacinda Ardern, la primera ministra.

La primera ministra neozelandesa precursora del cambio

Desde el comienzo de su mandato en 2017, la primera ministra extendió las semanas de los permisos de maternidad y paternidad; aumentó aún más las semanas si los bebés nacían antes de las 37 semanas y cambió la normativa para permitir que los ministros pudiesen llevar un cuidador a los viajes internacionales.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sosteniendo a su bebé. - CARLO ALLEGRI (REUTERS)

En 2018, Ardern se convirtió en la primera mujer en dar a luz estando en el cargo en el país (la segunda en el mundo) y decidió volver al trabajo tras 18 semanas. Su hito más conocido se produjo en septiembre de 2018, cuando decidió llevar a su bebé de tres meses a la cumbre de la Asamblea General de la ONU, con el objetivo de normalizar la maternidad y la conciliación laboral.

La primera ministra Jacinda Ardern reaccionando a ver a Neve en la Asamblea General de la ONU. / REUTERS

Waters presentó una moción en Australia dando el pecho

No hay duda de que uno de los casos más comentados fue el caso de la senadora australiana Larissa Waters, que acudió con su bebé al pleno tras regresar de su baja de maternidad. Con su acto, declaró que pretendía reivindicar "lugares de trabajo flexibles y aptos para la familia".

La senadora Larissa Waters amamanta a su bebé durante una sesión del Parlamento de Canberra (Australia). EFE/MICK TSIKAS

Waters, diputada de Los Verdes, dio la vuelta al mundo por presentar una moción mientras daba el pecho a su bebé de 14 semanas. “Es la primera vez que he tenido que presentar una moción en el Senado mientras amamantaba, pero mi hija presentó su propia petición justo antes de la mía”, bromeó en Twitter.

En este caso, sus compañeros senadores se tomaron el acto con total normalidad, ya que desde 2016 está permitido dar el pecho durante las sesiones parlamentarias.

Sheran llevó a su hijo enfermo al pleno pakistaní

Mahjabeen Sheran, legisladora de la asamblea de Baluchistán en Pakistán se vio obligada a llevar a su bebé al de siete meses al pleno del pasado 29 de abril porque el niño estaba enfermo. 

"Estaba pensando si asistir a la sesión o quedarme en casa cuidando a mi hijo y decidí traer a mi hijo porque no quería perderme la sesión", declaró Sheran a Al Jazeera.

Además de exigir a la diputada que se fuera, sus compañeros la avergonzaron. "En ese momento busqué a alguien que me defendiera y me apoyara, pero nadie lo hizo" declaró entonces. 

Este hecho fue muy criticado en las redes y la diputada recibió apoyo del pueblo pakistaní. "Debemos respetar a las mujeres que trabajan y cuidan de su hogar", declaró después.

Ogata quería reflejar las trabas de las madres japonesas

En 2017, Yuka Ogata, una política japonesa, llevó a su hijo de siete meses a la Asamblea Municipal de Kumamoto con el objetivo de visibilizar las dificultades a las que se tienen que enfrentar las madres para poder compaginar la crianza de sus hijos con su vida laboral, ya que hay muy pocas guarderías. 

Yuka Ogata, durante el pleno del que fue expulsada Kyodo/Reuters

Antes del comienzo de la sesión, el presidente de la asamblea, Yoshitomo Sawada, se acercó a ella a preguntar por qué había llevado a su hijo a la sesión y acabaron expulsándola, al considerar que su bebé era un "visitante" y debería estar en la galería pública, según relató The Guardian.

Hassan fue la diputada expulsada que dividió a Kenia

Finalmente, la lista acaba con el caso con el que empezó. Zuleika Hassan, una parlamentaria keniana, se vio obligada a abandonar el hemiciclo de su país por acudir al pleno con su bebé, tras sufrir una "emergencia" y no haber encontrado a nadie con quien dejar a su hijo.

Zuleika Hassan y su bebé en el Pleno, momentos antes de su expulsión.

Las miradas de incredulidad y de indignación, además de los gritos despectivos de sus compañeros, obligaron a Zuleika Hassan a salir de la sala. El hecho indignó a sus compañeras diputadas, que no dudaron en salir del hemiciclo con ella.

Más noticias de Política y Sociedad