Público
Público

Isabel Díaz Ayuso Madrid vuelve a retrasar medidas anticovid que deberían haberse implantado en agosto

La Comunidad de Madrid anunciará el viernes nuevas actuaciones para zonas concretas y para toda la región, que se prevén aplicar a partir del lunes mientras los expertos avisan de la urgencia ante la expansión del virus.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE/JuanJo Martín/Archivo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE/JuanJo Martín/Archivo

El pasado 24 de agosto la incidencia acumulada en la Comunidad de Madrid era de 366 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Superaba la media estatal, situada entonces en 166, pero no era la región más afectada. Aragón aún tenía 440 casos pero ya estaba tomando medidas para frenar la expansión del coronavirus. Un mes después, la situación en Madrid se ha agravado hasta el punto de que había una incidencia de 754 casos este miércoles. Y, pese a la gravedad, el Gobierno regional continúa aplazando las medidas que la situación requiere. 

"No puede ser que un miércoles se diga que el viernes se darán indicaciones y que el viernes se diga que empezarán el lunes. Durante el fin de semana suele marchar mucha gente. Es una situación de emergencia y hay poca conciencia por parte de la población y por parte de los políticos", valora Joan Caylà, portavoz de la Sociedad Española de Epidemiología y presidente de la Fundación de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona.

Los expertos y los médicos llevan pidiendo desde mediados de agosto que el Ejecutivo que lidera Isabel Díaz Ayuso tome medidas. La situación en Madrid nunca estuvo bien porque no llegó a contratar los rastreadores prometidos para pasar a la fase 1 de la desescalada en mayo. Por la falta de trabajadores, no hubo el estudio de contactos que podía evitar la transmisión comunitaria. Tampoco llegaron las contrataciones suficientes a Atención Primaria, que aún sigue colapsada pese a las constantes denuncias de los trabajadores.

La situación epidemiológica actual y la falta de recursos no coge por sorpresa a nadie. Hasta 450 médicos y cuatro asociaciones sectoriales (la Asociación Madrileña de Salud Pública (Amasap), la Plataforma de Centros de Salud, el Foro de Salud Comunitaria y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina) pidieron medidas al Gobierno regional el 30 de agosto ante el nuevo posible colapso.

Pese a las reclamaciones constantes de profesionales, la Consejería de Sanidad comenzó el mes de septiembre asegurando que la situación estaba controlada. El consejero Enrique Ruiz Escudero lo defendió en una entrevista en Voz Pópuli el 5 de septiembre: "Casi el 35% dela actividad que tiene primaria está asociada a covid. Diría que seguimos manteniendo el número de casos, pero que es una situación controlada, siempre dicho con prudencia, y de cierta estabilidad". El día antes de la entrevista la incidencia ya llegaba a 473, siendo la región con más casos por habitante, y frente a la media estatal de 216.

Las comunidades con más casos durante el verano gestionaron la situación de forma muy diferente. El 23 de julio el Gobierno de Aragón decidió que se pasaría a la fase 2 y entonces la incidencia era de 220. "Ante cualquier incidencia creciente hay que tomar medidas porque es muy fácil subir la curva y muy difícil bajarla. 100 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días ya es preocupante. Si se supera esto, se precisan medidas basadas en confinamiento", valora Caylà.

Pese a que la incidencia en Madrid supera con creces la incidencia de 100, el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, define la situación de "crecimiento sostenido", como afirmó este miércoles en rueda de prensa. Sin embargo, pocas son las medidas que ha implantado el Gobierno regional por sí solo. Y, pese a que se han creado grupos de trabajo, va a pasar toda una semana entre unos anuncios y otros. 

El Gobierno y la Comunidad de Madrid han trabajado sobre documentos "generales" pero han hablado de un sistema de fases. A lo largo de las conversaciones entre las autoridades sanitarias, se puso sobre la mesa aplicar medidas que supondrían volver a la fase 1. Las más claras: reducción del aforo en restauración y en ocio al 50%, prohibir el consumo en barra y limitar el aforo y los horarios de los comercios.

Menos clara está la decisión de cerrar la comunidad de Madrid pese a que las autoridades sanitarias–tanto del Gobierno central como del regional– se muestran a favor de las "medidas más restrictivas". Aunque para expertos como Caylà no otra salida que el confinamiento. Igual que apunta el catedrático de epidemiología en la Universidad de Harvard y uno de los asesores del Gobierno durante la primera ola, Miguel Hernán: "Un nuevo confinamiento es necesario para mantener unos estándares mínimos en los hospitales. Madrid tiene hoy tantos hospitalizados por COVID19 como al comienzo del estado de alarma, pero la curva es más plana así que el confinamiento será más corto", ha explicado en un hilo en Twitter.

Y, mientras la ciudadanía sigue esperando las nuevas medidas y los expertos las reclaman, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha puesto el foco sobre la presencia policial y militar. Este jueves se reúne junto al consejero de Sanidad con los ministros de Sanidad y de Política Territorial y Función Pública y los técnicos sanitarios de la Comunidad de Madrid. Aguado pedirá un "apoyo militar urgente" para la instalación de carpas y desinfectar en zonas con restricciones y un despliegue de 222 policías para vigilar que los habitantes de las zonas restringidas cumplan con las medidas.

Más noticias de Política y Sociedad