Público
Público

Metro de Madrid Huelga indefinida de los vigilantes del Metro de Madrid por el impago de sus nóminas

Este martes están convocados los 550 trabajadores destinados en las líneas 7 y 9 del suburbano madrileño, para que muestren su protesta ante la “pasividad, dejadez e irresponsabilidad” de la empresa para resolver el conflicto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Una imagen de archivo del Metro de Madrid./EUROPA PRESS

Los vigilantes de seguridad de la empresa Ombuds que prestan su servicio en el Metro de Madrid han convocado a partir de las seis de la mañana de este martes  una huelga indefinida por el impago de las nóminas de junio y de la paga extraordinaria de julio, según confirmó a este diario Alberto García, portavoz de Alternativa Sindical, sindicato profesional de seguridad privada.

A la huelga han sido convocados los 550 trabajadores destinados en las líneas 7 (Hospital del Henares-Pitis) y 9 (Paco de Lucía-Arganda del Rey) del suburbano madrileño, para que muestren su protesta ante la “pasividad, dejadez e irresponsabilidad” de la empresa para resolver el conflicto, señaló la central convocante de los paros.

Han sido convocados los 550 trabajadores de las líneas 7 y 9

En este sentido, García criticó la inacción de los gestores de la compañía metropolitana y de la Comunidad de Madrid, que deberían rescindir el contrato que tienen suscrito con la empresa ante sus reiterados incumplimientos.
La huelga indefinida de los vigilantes de seguridad de Ombuds se suma a la que ya iniciaron el pasado día 8 sus compañeros de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), un total de 200 trabajadores que se encuentran en la misma situación.

El Grupo Ombuds, creado en 1995, es la tercera empresa de seguridad más importante de España y desarrolla su actividad en seis divisiones: Vigilancia y Protección, Seguridad Portuaria y Navegación Aérea, Seguridad en Instalaciones Portuarias y Buques, Ingeniería de Seguridad y Telecomunicaciones, Servicios y Formación.

8.000 trabajadores en España

Los responsables de Alternativa Sindical han denunciado que la empresa no ha abonado a sus 8.000 empleados que prestan servicio en entidades públicas y empresas españolas las dos últimas nóminas de junio y julio, al tiempo que mantiene una deuda de 40 millones de euros con Hacienda y la Seguridad Social.
El portavoz de Alternativa Sindical señaló que la situación de muchos de los trabajadores es “insostenible” porque no pueden cubrir sus necesidades más elementales, como la alimentación y el pago de alquileres e hipotecas.

García ha indicado igualmente que Ombuds no ha solicitado a la Secretaría de Estado de Seguridad el establecimiento de servicios mínimos, ya que se encuentra en situación concursal (insolvencia de la empresa para hacer frente a los pagos que adeuda).

Según Alternativa Sindical, la ausencia de servicios mínimos durante el conflicto laboral y la consiguiente falta de seguridad que generará en el Metro de Madrid es un hecho muy grave porque coincide con la alerta 4 antiterrorista todavía vigente en la capital.

La situación de muchos de los trabajadores es "insostenible"

El representante sindical explicó que Ombuds ha llegado a esta situación de insolvencia porque, en su afán de expandirse por todo el territorio nacional y de consolidarse como tercera empresa del país, por detrás de Prosegur y Securitas, adqurió la empresa CASESA (Castellana de Seguridad, S.A.), que tenía un importante volumen de negocio pero acumulaba también una deuda considerable.

Operación arriesgada

“No en vano”, puntualizó García, “cuando el grupo inversor que la sostenía puso en venta CASESA el auditor de cuentas advirtió a la familia Cortina, propietaria del grupo, y les previno de que esa operación de compra no era rentable”.

El portavoz sindical aventuró que la duración de la huelga de los vigilantes de seguridad en el Metro de Madrid va a depender de la gerencia de la compañía y del tiempo que tarde en rescindir el contrato que tiene con Ombuds, y que le fue adjudicado a la empresa de seguridad para las líneas 7 y 9.

Cuando los responsables del suburbano madrileño licitaron el concurso de vigilancia y seguridad, recuerda García, establecieron una cláusula en el contrato según la cual en el caso de impago de salarios a los trabajadores Metro de Madrid se reservaba el derecho de rescindir unilateralmente el contrato con la empresa de seguridad.

“Lo que no entendemos”, resaltó, “es que, si se tiene esa cláusula en el contrato, cómo Metro no la ha hecho efectiva y sigue permitiendo que el nivel de endeudamiento de los trabajadores vaya aumentando”.

En las instalaciones del suburbano madrileño operan en la actualidad cuatro empresas de seguridad: Ombuds, Trablisa, Segurisa e Ilunion, que se ocupan de las diferentes líneas que le son adjudicadas por contrato.

Este diario, intentó, sin éxito, conocer la opinión de los responsables de Ombuds en torno al conflicto laboral generado en el Metro de Madrid por la convocatoria de huelga indefinida.

Más noticias en Política y Sociedad