Público
Público

Migración Italia baraja pedir el reparto de 450 migrantes a la UE o devolverles a Libia

Ocho inmigrantes, niños y mujeres, una de ellas embarazada, fueron trasladados a Lampedusa para proporcionarles asistencia médica.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Migrantes interceptados en el puerto de Algeciras.
REUTERS/ARCHIVO

Italia baraja solicitar a los países de la Unión Europa (UE) la "redistribución inmediata" de 450 inmigrantes rescatados hoy en el Mediterráneo central, devolverles a Libia o examinar su situación en alta mar, informaron fuentes del Gobierno.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, mantuvo una "larga y cordial" conversación telefónica con el ministro de Interior, Matteo Salvini, y barajaron tres "hipótesis", indicaron las fuentes.

Estas serían la "redistribución inmediata" de las 450 personas entre el resto de países de la UE o contactar con las autoridades de Libia "para su eventual regreso a las costas" de donde zarparon, que no son un puerto seguro.

Pero también se plantean mantener a los inmigrantes a bordo de los barcos en los que fueron acogidos para que sean sometidos a un reconocimiento y se tramiten sus posibles solicitudes de asilo.

Conte enviará este sábado una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y al del Consejo, Donald Tusk, para solicitar que el resto de países ayuden a afrontar la llegada de inmigrantes, informaron medios locales.

Los 450 inmigrantes partieron ayer en una barcaza de las costas de Libia, presumiblemente del puerto de Zuara, cercano a la frontera tunecina, y tras llegar casi a Malta, corrigió la ruta para dirigirse a las islas italianas de Lampedusa y Linosa.

En esa zona, a la que llegaron después de entrar en la zona de búsqueda y rescate (SAR) maltesa, fueron evacuados esta mañana por un barco de la Guardia de Finanza italiana (policía fronteriza) y por otro de la agencia europea Frontex, donde permanecen repartidos.

Ocho inmigrantes, niños y mujeres, una de ellas embarazada, fueron trasladados a Lampedusa para proporcionarles asistencia médica.

La presencia de estos inmigrantes en el Mediterráneo central ha supuesto un nuevo pulso entre Malta e Italia, que se niegan a abrir sus puertos para su desembarque.

Salvini ha pedido a Malta que se haga cargo de ellos, como ya ocurriera con la nave de la ONG Lifeline, que el pasado 27 de junio atracó en La Valeta después de permanecer seis días en el mar a la espera de recibir un puerto al que llevar 230 inmigrantes.

En aquella ocasión ocho países de la UE más noruega se comprometieron a repartirse a los refugiados de la Lifeline.

Más noticias en Política y Sociedad