Público
Público

La mujer agredida por la Ertzaintza durante el estado de alarma lleva el caso a los juzgados

Fátima fue detenida junto a su hijo Salmán en una polémica actuación de la Policía autonómica registrada el 29 de marzo en el barrio San Francisco de Bilbao. El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco señala que aún está abierta una investigación en Asuntos Internos, al tiempo que hay una denuncia policial contra el joven.

Concentración agredida Ertzaintza
Concentración realizada frente a los juzgados de Bilbao en apoyo a la mujer agredida por la Ertzaintza. SOS RACISMO

El estado de alarma dejó mil imágenes. Una de ellas se registró en San Francisco, un barrio de Bilbao que durante esas semanas fue escenario de controles y patrullajes. Fue precisamente allí donde una mujer y su hijo enfermo resultaron agredidos y detenidos por agentes de la Ertzaintza. Este polémico caso, que fue grabado desde uno de los balcones, ha llegado este martes a los juzgados de la capital vizcaína.

Fátima y Salmán han acudido este martes al Palacio de Justicia para presentar una denuncia contra la Policía por lo ocurrido aquel día. Tras varias semanas de nervios e incertidumbre, la mujer ha estado arropada por las organizaciones que componen la comisión 29-M. Fue precisamente un 29 de marzo cuando se produjo la agresión policial contra Fátima y Salmán, lo que a su vez derivó en denuncias vía Ley Mordaza contra los vecinos que registraron el episodio y lo difundieron en redes sociales. Hay, además, una denuncia de la Ertzaintza contra Salmán que también se está tramitando en los juzgados de Bilbao.

"Hoy nos concentramos aquí para denunciar el racismo policial, la criminalización sistémica de las personas migrantes y racializadas", afirmaron los colectivos integrantes de 29-M –entre los que se encuentran Sos Racismo, la Coordinadora de Grupos de Bilbao la Vieja, San Francisco y Zabala, el sindicato Steilas o la organización Sare Antifaxista– en una declaración dada a conocer fuera del juzgado.

Este caso fue incluido por Amnistía Internacional (AI) en un amplio informe sobre el auge del racismo policial durante el estado de alarma en distintos países europeos, incluido España. "Según el análisis llevado a cabo por AI, los agentes encargados de hacer cumplir la ley no utilizaron el mínimo de fuerza necesaria y, de hecho, es cuestionable que fuera necesario ningún tipo de fuerza absoluto", destaca el documento divulgado en inglés por esta organización.

En la concentración realizada este martes, los colectivos sociales denunciaron "los cacheos humillantes en la vía pública" así como "las agresiones y violencia que se ejercen desde los diferentes cuerpos de seguridad vascas contra las personas racializadas, vulnerando todos los días los derechos humanos, las garantías legales, que son para todas y todos".

"Estamos aquí para advertir que esta lacra del racismo, es aún más peligrosa y más dañina cuando se empodera de una institución tan poderosa como la Policía", advirtieron durante la concentración, que ha sido custodiada por varias unidades de la Ertzaintza.

"Por eso hoy estamos aquí con Fátima y Salman, para decirles que no están solas, que su dolor es nuestro, que lo que pasó el 29 de marzo no va a caer en el olvido ni en el agujero oscuro de la impunidad", apuntaron las organizaciones sociales.

En su declaración, recordaron también "a las personas solidarias que reaccionaron espontáneamente a estos episodios de horror" y remarcaron que "su conciencia viva no se puede callar ni con multas ni con represalias".

Investigación abierta

Fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco señalaron a Público que el expediente abierto contra Fátima y Salmán "fue remitido al juzgado". Del mismo modo, Asuntos Internos de la Ertzaintza aún no ha concluido la investigación sobre lo ocurrido. "Si ahora presentan denuncia, lo más probable es que no se resuelva hasta su esclarecimiento", apuntaron.

Más noticias de Política y Sociedad