Público
Público

Cultura El mundo del espectáculo sale a las calles para pedir una "reactivación inmediata" para un sector "al borde del colapso"

El movimiento Alerta Roja ha organizado una manifestación este jueves, en 28 ciudades españolas, repartiendo previamente tickets a los asistentes para "unas movilizaciones controladas y limitadas".

Concierto de Stay Homas en el WiZink Center de Madrid, a 13 de septiembre de 2020. Ricardo Rubio / Europa Press / Archivo
Concierto de Stay Homas en el WiZink Center de Madrid, a 13 de septiembre de 2020. Ricardo Rubio / Europa Press / Archivo

público

El sector del espectáculo ha sido uno de los más golpeados por la crisis sanitaria del coronavirus, que ha tenido que cerrar muchos locales y cancelar eventos, aunque en muchos de ellos no ha habido ningún rebrote y se han seguido las medidas de seguridad. 

Ante la situación alarmante que vive este sector, "al borde del colapso", sus trabajadores se han agrupado en el movimiento Alerta Roja —donde se incluyen asociaciones, empresas y personas a título individual— para manifestarse este jueves, 17 de septiembre, en 28 ciudades españolas, repartiendo previamente tickets a los asistentes para "unas movilizaciones controladas y limitadas".

"Salimos a la calle, habíamos tenido dudas porque con la actual situación se podía ver como una marea, pero es evidente que las acciones hechas hasta ahora no han funcionado para concienciar", ha explicado a Europa Press el portavoz de Alerta Roja, Iván Espada.

El 30 de septiembre se unirán siete países en el 'Global Day', para dar voz a un sector colapsado por la crisis de la covid-19

Alerta Roja forma parte del movimiento internacional #redalert #wemakeevents, en la que actualmente hay siete países adheridos. Todos con la misma imagen, lema y dirección, y que el próximo día 30 de septiembre se unirán en el Global Day, donde los profesionales de todo el mundo se unirán para dar voz, en un mismo día, a un sector impactado por la crisis de la covid-19.

Según señalan los organizadores, las movilizaciones simultáneas tienen como objetivo una organización, gestión y desarrollo "con las máximas medidas higiénico-sanitarias". "Se pretende una incidencia e impacto cualitativo y no cuantitativo, y por lo tanto no se va a hacer un llamamiento a la asistencia masiva", han explicado.

Al contrario, serán unas movilizaciones "controladas y limitadas" en donde los participantes se registrarán previamente para obtener un ticket de asistencia como medida de prevención frente al riesgo de contagio de la covid-19.

Entre las reclamaciones del manifiesto, se incluye la necesidad de reconocer al sector del espectáculo y los eventos por parte de instituciones y administraciones públicas como un sector "especialmente perjudicado" por el coronavirus y "prioritario". Además, piden la creación "inmediata" de una mesa sectorial.

Asimismo, piden una "reactivación inmediata" de las agendas culturales y de eventos de las administraciones públicas, "bajo el estricto cumplimiento" de todos los protocolos de seguridad sanitaria. También incluyen propuestas para trabajadores autónomos, por cuenta ajena, empresas y el sector de manera global.

"Va a ser un invierno dantesco"

Espada ha recordado que el problema al que se enfrenta el sector está relacionado también con la celebración de conciertos. "La prueba de que se han podido realizar existe. Pero ahora, la víspera del evento, vienen las autoridades y te lo cancelan alegando precaución, a pesar del plan de seguridad con medidas estrictas. Eso te hunde", ha lamentado.

La cancelación de los conciertos ha provocado el cierre de salas de conciertos: "Ha cerrado Casa Patas y la mayoría de los tablaos madrileños están en serio peligro, ha cerrado el Marula, ha cerrado la sala Opal de Castellón, se ha traspasado el Golden Club de Córdoba... y esto es sólo el principio; va a ser un invierno dantesco para eso que llaman el ocio nocturno", enumera Armando Ruah, coordinador de la Asociación estatal de salas de música en directo (ACCES).

En los últimos tres años, la música en vivo en nuestro país alcanzaba un crecimiento de entre un 15% y un 20% anual, hasta rondar los 382 millones que este sector facturó en España en 2019, con la pandemia la Asociación de Promotores Musicales (APM) ya calcula en 764 millones de euros la pérdidas en dicho sector.

10% de volumen de trabajo

Pese a que todavía no manejan cifras de desempleo en el sector, Espada sí ha avanzado que el volumen de trabajo ejecutado en estas fechas es de un 10% en relación a años anteriores. Una parte de este sector que ha ayudado a no llegar a la ruina han sido las plataformas de música online.

La industria musical española subió durante el primer semestre del año un 3,99% respecto al mismo periodo de 2019, un repunte "tímido" que se debe al alto consumo de la música escuchada online durante los meses más duros de la pandemia, ya que el mercado físico cayó un 45%.

Un incremento "tímido", han calificado, y que corta la racha de crecimientos por encima del 20% que venía acumulando el sector, pero muy indicativo del "vigor de los modelos digitales, que ya representan casi el 88% de los ingresos obtenidos".

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, explica que "en tiempos de pandemia y reclusión doméstica, las compañías discográficas han sido prácticamente la única fuente de ingresos para muchos artistas, ante la caída generalizada de su actividad y con la imposibilidad de organizar conciertos en directo", ha añadido.

Más noticias de Política y Sociedad