Público
Público

Paro El peor mes de abril de la historia con 282.891 desempleados por la crisis del coronavirus

El número de parados multiplica por siete el que hasta ahora había sido el peor abril de la historia. En mes y medio, desde el 12 de marzo, se han perdido casi 950.000 empleos, según datos de la Seguridad Social.

Un hombre entra en una oficina de empleo en Madrid. EFE/JuanJo Martín/Archivo
Un hombre entra en una oficina de empleo en Madrid. EFE/JuanJo Martín/Archivo

Público | europa press

La emergencia del coronavirus sigue pasando factura al mercado laboral: el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se disparó en 282.891 desempleados en abril. Es un 8% más, el mayor repunte en un mes de abril de toda la serie histórica, según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social publicados este martes.

El volumen total de parados alcanzó así al finalizar el pasado mes la cifra de 3.831.203 desempleados, la más alta desde mayo de 2016. Trabajo ha señalado que en las últimas semanas de abril el paro fue moderando su ritmo de crecimiento, después de subir con "especial intensidad" durante la Semana Santa.

La destrucción de empleo sigue así acumulándose. En solo mes y medio, desde el 12 de marzo, se han perdido 947.896  empleos, según los datos de afiliación a la Seguridad Social. Solo en abril se ha perdido una media de 548.093 afiliados, marcando la primera destrucción de empleo en ese mes desde 2009 y dejando la cifra de ocupados en los 18.458.667 personas.

La buena noticia es que la subida del desempleo en abril es inferior a la que se registró en marzo, cuando el paro subió en más de 302.000 personas. Aún así, la cifra de crecimiento del paro el mes pasado multiplica por siete el peor dato de abril de 2009, cuando el país atravesaba una grave crisis económica y el paro ese mes creció en 40.000 personas.

El dato de paro de abril, al igual que ocurrió en marzo, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.

Lo malo es que abril suele ser un mes de descenso del desempleo. En toda la serie, iniciada en 1996, sólo se han registrado aumentos del paro en los meses de abril de 2008 y 2009, en plena crisis económica, con alzas de 37.542 y 39.478 desempleados, respectivamente.

En el paro, y términos absolutos, la crisis sanitaria de la COVID-19 incide, sobre todo, en el sector servicios, donde el desempleo se incrementa en 219.128 personas. 

En la industria sube en 26.832, en la construcción se incrementa en 25.055 personas, en la agricultura en 4.015 y en el colectivo Sin Empleo Anterior aumenta en 7.861 personas.

El paro registrado aumenta más entre los hombres y en los jóvenes menores de 25 años.

En términos desestacionalizados, el paro subió en abril en 370.173 personas, mientras que en el último año el desempleo acumula un aumento de 667.637 personas (+21,1%).

Trabajo ha destacado que la cifra de beneficiarios de prestaciones por desempleo se situó en 5.197.451 personas en abril, lo que se supone un 136,5% más que en abril de 2019 y un nuevo récord histórico de prestaciones abonadas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Según el Ministerio, el SEPE ha reconocido la práctica totalidad de prestaciones por ERTE durante el mes de abril.

"Cierta estabilización del empleo"

Según ha detallado el Ministerio de Seguridad Social, los datos de paro y afiliación reflejan "una cierta estabilización del empleo" durante abril, ya que del 12 al 31 de marzo se perdieron 898.822 puestos de trabajo, mientras que en abril sólo se han destruido 49.074 a cierre de mes.

Estas cifras de afiliación a cierre de mes reflejan mejor lo ocurrido que la media mensual –la que se facilita habitualmente– y que deja el descenso de afiliación de abril en 548.093 ocupados con respecto a marzo. El descenso medio en marzo fue de 243.469 afiliados.

De vuelta a la ocupación, y en media de abril, todos los regímenes de la Seguridad Social marcaron descensos de afiliación, entre los que destaca el régimen general con 505.458 ocupados menos, y sólo se incrementó el empleo en el sistema especial agrario con 10.561 afiliados más.

Por sectores, en el régimen general sólo aumentó el empleo en las actividades sanitarias y de servicios sociales, con 23.228 afiliados más, mientras que las mayores caídas se contabilizaron en la construcción (89.864 afiliados menos), la hostelería (76.902) y las actividades artísticas y de entretenimiento (20.702).

El régimen de autónomos perdió 41.250 afiliados y el del mar, 1.371, en tanto que el del carbón registró 1.226 menos.

El Ministerio ha destacado además que del total de afiliados a 30 de abril, 3.386.785 estaban protegidos por una situación de suspensión total o parcial por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Se trata del 24,25% de los afiliados en el régimen general, de los que 3.074.462 se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor.

Más noticias