Público
Público

Perra Sota El Ayuntamiento de Barcelona defiende al agente que mató a Sota: "Era una perra peligrosa"

El comisionado de seguridad , Amadeu Recasens, recuerda que se buscaron testigos y pruebas, pero no ha habido ningún testimonio que dé una visión diferente". Ante las críticas de la oposición, justifica que el animal había mordido al policía.

Publicidad
Media: 2.17
Votos: 6

La perra Sota, en una imagen difundida por PACMA. A la derecha, la perra agoniza en el suelo tras el disparo del agente.

El comisionado de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha defendido este miércoles que, según la información recabada por la investigación de la unidad de asuntos internos, la actuación del agente de la Guàrdia Urbana que mató a la perra Sota de un tiro fue "defensiva y proporcional".

Recasens, que ha señalado que siempre que hay un disparo en la ciudad se investiga el caso, ha subrayado que las diligencias hechas en esta ocasión han sido "de las más completas".

También ha detallado que se analizaron las comunicaciones de la sala conjunta y se pidieron imágenes de las cámaras de seguridad de los establecimientos de la zona aunque, "lamentablemente", por distintos motivos, ninguna registró los hechos.

En su comparecencia en la comisión de presidencia y seguridad, el comisionado ha aclarado que alguna de las informaciones que se hicieron públicas los días posteriores no eran ciertas y ha señalado que no hubo ninguna llamada previa de ningún hotel u otra persona.

El comisionado de seguridad de Barcelona defiende la actuación del agente que mató de un disparo a la perra Sota. / EP

El comisionado ha puntualizado que el caso de la perra Sota se encuentra en disposición judicial y ha señalado que "si en el juicio aparecen nuevas pruebas" actuaremos en consecuencia.

Recasens recordó que el Ayuntamiento pidió públicamente testigos y pruebas, pero ha señalado que a día de hoy aún que el gobierno municipal de Barcelona "no ha habido ningún testimonio que dé una visión diferente" de la recogida en las diligencias. 

La justificación: "Era una perra potencialmente peligrosa"

Ante las críticas de los grupos de la oposición, Recasens ha justificado la actuación del agente diciendo que el propietario de la perra acabó detenido porque "le rompió la cara a un policía".

Además, el comisionado de seguridad también ha asegurado que Sota, antes de recibir el disparo del guardia urbano, había mordido al policía y a otra persona.

"Era una perra potencialmente peligrosa", ha insistido Recasens, aunque ha pedido que se tenga en cuenta que son los amos y no los perros los responsables de los animales, por lo que se está trabajando en la elaboración de protocolos para evitar situaciones similares en un futuro.

Más noticias en Política y Sociedad