Público
Público

Cuando el PP criticaba a Carmena por activar el mismo protocolo anticontaminación que Almeida pone ahora en marcha

Los ahora alcalde y presidenta de la Comunidad de Madrid consideraban que las restricciones al tráfico por la polución significaban un ataque a la libertad de movilidad de los ciudadanos. El equipo de la anterior Corporación  endureció el protocolo heredado de Ana Botella para adaptarlo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Capa de contaminación sobre la ciudad de Madrid vista desde la localidad de Getafe. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Cada vez que la anterior alcaldesa de Madrid Manuela Carmena activaba el protocolo anticontaminación en la ciudad, la medida venía acompañada de un alud de críticas por parte de los dirigentes del PP, que entendían la decisión como un acto de autoritarismo y un ataque a la libertad de movilidad de los ciudadanos.

Siete meses después de su llegada a la Alcaldía, el actual regidor madrileño, José Luis Martínez-Almeida, se ha visto obligado a decretar por primera vez la alerta por los altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), que mantendrá durante el viernes. Y tanto la forma de anunciarla (a última hora del día anterior y a través de internet y las redes sociales) como el carácter de las medidas restrictivas para el tráfico han sido similares a las utilizadas por su antecesora en el cargo.

Una de las primeras voces que ha denunciado esta contradicción y el doble rasero empleado por los responsables del PP ha sido Marta Higueras, la portavoz orgánica de Más Madrid en el Ayuntamiento, quien, en tono irónico y mediante un tuit, ha dado la enhorabuena a Almeida por aplicar el protocolo de anticontaminación y “por comunicar su activación exactamente igual que hacía manuela Carmena”.

Higueras incluye en el mensaje un antiguo vídeo de la ahora presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en el que criticaba las medidas contra la polución acordadas por el equipo de Carmena y las calificaba de “ataque a la libertad de movilidad de los madrileños”. La concejal de Más Madrid apunta en su tuit que ahora solo hace falta que Almeida convenza a su compañera de partido de que “se trata de nuestra salud y de vidas humanas, no de libertad”.

Por su parte, Rita Maestre, portavoz de Más Madrid, se refirió hoy al informe de Ecologistas en Acción sobre los datos de contaminación en la capital durante 2019 y a la activación del protocolo ordenado por Almeida para concluir que ambos hechos “coinciden de forma contundente en una cosa: Madrid Central funciona”.
“Madrid está dando pasos importantes en la lucha contra la contaminación”, agregó, “porque las medidas que el gobierno Carmena puso en marcha funcionan. Esto hace aún más incomprensible la decisión del gobierno PP y Ciudadanos de eliminar Madrid Central. No se puede entender”.

A juicio de Maestre, en estos momentos el debate debería girar en torno a la ampliación de Madrid Central, “y en su lugar estamos hablando de dejar pasar a los coches con etiqueta C. Estas navidades, además, vimos cómo recortaron el perímetro de este proyecto. Es incomprensible que se quiera jugar con la salud de las madrileñas y madrileños. La contaminación sí mata. Le pedimos al gobierno que reflexione y dé marcha atrás con su idea de acabar con Madrid Central”.

Carmena decretó por primera vez el Protocolo de Actuación para Episodios de Contaminación por Dióxido de Nitrógeno en marzo de 2016 y la última vez que lo activó fue en enero de 2019, un més después de que entrara en vigor Madrid Central. Ese día se superaron los 180 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2), durante dos horas consecutivas, en tres estaciones de la Zona 1 de la Red de Vigilancia de la Calidad del Aire: Castellana, Cuatro Caminos y Ramón y Cajal).

Durante su mandato, las alertas por contaminación, que han supuesto limitaciones para la circulación de los vehículos en función de los distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) y la reducción de la velocidad por la M-30 y sus alrededores, se produjeron también en octubre y noviembre de 2017, y en enero de 2018.

Botella nunca lo activó

El gobierno de Manuela Carmena revisó en dos ocasiones el protocolo de episodios de contaminación heredado de Ana Botella, que fue aprobado en marzo de 2015 y que nunca se llegó a activar. Esas modificaciones endurecieron el plan y se rebajaron los umbrales para hacerlos coincidir con los valores establecidos por la Organización Mundial para la Salud (OMS), lo que provocó que se activara en más ocasiones, según fuentes del Grupo Municipal de Más Madrid.

“Ese criterio más exigente”, indicaron las citadas fuentes, “nos ha permitido reaccionar ante los episodios de contaminación y mantener la calidad del aire en niveles más aceptables que en ningún otro momento. Prueba de ello es que este otoño no se ha activado ni una sola vez”.

Según los datos que maneja el Grupo Municipal de Más Madrid, durante los últimos nueve años, y por término medio, 11 de las 24 estaciones de la red han superado los Valores Límite Ambientales (VLA) de dióxido de nitrógeno. Sin embargo, en el año 2019 solo 2 estaciones los rebasaron: las estaciones de Plaza Elíptica (53 μg/m3) y Escuelas Aguirre (51 μg/m3).

Este resultado ha sido posible, según Más Madrid, porque durante 2019 hubo 6 estaciones que registraron el valor medio anual más bajo de los últimos 10 años: plaza del Carmen, Cuatro Caminos, Barrio del Pilar, Castellana, plaza de Castilla y Tres Olivos, y otras 5 estaciones igualaron el registro más bajo alcanzado en años anteriores: Arturo Soria, Farolillo, Casa de Campo, plaza Elíptica y Sanchinarro. El valor medio de la red en 2019 también igualó el registro más bajo alcanzado hasta ahora: 35 μg/m3.

Más noticias en Política y Sociedad