Público
Público

Racismo Interior ha acordado cambiar de destino a los mossos investigados por agresiones racistas

Miquel Buch, el conseller de Interior, y Pere Ferrer, director de los Mossos d'Esquadra, han acordado cambiar de destino de forma preventiva a los mossos investigados tras escuchar un audio en el que llaman al agredido "negro de mierda".

El conseller d'Interior, Miquel Buch. David Zorrakino / Europa Press
El conseller del Interior, Miquel Buch. / EUROPA PRESS- David Zorrakino 

EFE

Los seis agentes de los Mossos d'Esquadra que se enfrentan a una investigación por un delito de lesiones y otro contra la integridad moral, cambiarán de destino a una unidad menos especializada en orden público. Ha sido decisión del conseller de Interior, Miquel Buch, y el director de los Mossos, Pere Ferrer, que han anunciado la medida tras conocer la existencia de un audio, publicado por SOS Racismo, en el que se escuchan las agresiones y los insultos al denunciante.

Han comparecido en el Parlament a petición propia, y han informado de la aplicación inmediata como medida cautelar del cambio de destino de los agentes implicados, a espera de la resolución judicial, que depende del juez de Manresa. Hasta ahora, los agentes estaban integrados en el área de recursos operativos de los antidisturbios (ARRO).

Interior ha asegurado su rechazo a cualquier acto discriminatorio y ha señalado que se forma constantemente a los agentes de los Mossos desde entidades y organizaciones que velan por garantizar los derechos humanos, siendo éste el compromiso de los Mossos con los ciudadanos.

El audio de Wubi

El audio, publicado por SOS Racismo, fue grabado por la víctima, Wubi, negro de 21 años. En él se escucha como recibe todo tipo de insultos y amenazas como "la próxima vez que veas a la policía corre, pero intenta irte más lejos que África", "he fallado, si no te reventaba las costillas con la bala", "te hundo la cara aquí" o "te voy a dar una hostia que te voy a dejar blanco".

En la grabación el propio mosso que le agrede reconoce "puto negro de mierda, racista es poco", donde se reconocen golpes, gritos y súplicas de la víctima.

Más noticias de Política y Sociedad