Público
Público

Racismo Murcia Alerta racista en Murcia tras los nuevos ataques contra ciudadanos marroquíes

Tras dos apuñalamientos y el asesinato de un joven migrante en la Región, varias ONG y asociaciones exigen combatir inmediatamente estas actitudes. "El racismo mata en Murcia", sentencian.

Imagen de archivo de dos agentes de Guardia Civil
Imagen de archivo de dos agentes de Guardia Civil. Isaac Buj / EP

El pasado martes, se conocía la noticia de que un hombre de 40 años había sido apuñalado en la localidad murciana de Cartagena. La víctima, de origen marroquí, recibió dos cuchilladas: una en el costado y otra en la espalda, según informa La Verdad.

La víctima fue localizada por la Policía Local al pasar la medianoche y trasladada en estado grave al hospital. La Guardia Civil ha informado que busca activamente al autor de los hechos, ya que todavía se desconocen los motivos por los que el hombre fue apuñalado.

Este apuñalamiento es el segundo ocurrido en menos de una semana en Cartagena, donde una mujer apuñaló a otra mujer migrante argumentando que "le quitan la comida". Esta primera agresión se produjo en un punto de recogida de alimentos situado en la Alameda de San Antón. 

Ambos casos recuerdan los casos de Momoun Koutaibi, de 22 años, y de Younes Bilal, de 35. Koutaibi es un joven migrante que fue golpeado el pasado 5 de junio con una barra de hierro en la cabeza por otro hombre de nacionalidad española. Actualmente, Koutaibi permanece en coma tras sufrir una fractura en el cráneo como consecuencia del ataque. 

Sin embargo, Younes Bilal recibió tres disparos el 13 de junio en el paseo marítimo de Mazarrón. Murió sin que los servicios médicos pudieran hacer nada por salvar su vida.

Indignación en las ONG y asociaciones murcianas

Las ONG murcianas, las asociaciones de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes (ATIM) y Marroquí para la Integración de los Inmigrantes han alertado junto Podemos, IU y Equo del racismo que subyace tras el asesinato de un hombre de esa nacionalidad y el apuñalamiento de una latina en menos de una semana en esa región.

Ya están en prisión provisional por orden judicial el hombre de 52 años que mató de tres tiros en Mazarrón el domingo a Bilal y la mujer que apuñaló a otra ecuatoriana que iba al economato y al comedor social de Cáritas en Cartagena, esta por un auto judicial.

La muerte de Younes Bilal, casado con una española, soliviantó los ánimos de la colonia marroquí en Mazarrón, con concentraciones de allegados de la víctima en el registro de la casa del autor del crimen, de donde la Guardia Civil sacó varias armas de fuego, como en una protesta con centenares de personas clamando "Justicia" junto a consignas como "Basta de racismo" y "Todos somos Younes".

En el manifiesto que leyó su viuda, se preguntaba: "¿Por qué?, ¿Cuál fue el pecado?, ¿Ser magrebí?". "No mi amor –se contestaba–. Ser familiar, noble, amigo de tus amigos y no tolerar injusticias".

"¿Cuál fue el pecado ¿Ser magrebí?"

"Gracias por estar aquí apoyando y por las muestras de cariño del pueblo hacia mi marido y a Dios por permitir a una española ser inmensamente feliz junto a un magrebí noble al que me han arrebatado. Vivirá en mí siempre", dijo a los vecinos que rodeaban a la viuda de quien trabajaba de pintor, según sus conocidos. Una de sus compatriotas se preguntaba: "¿Matamos nosotros a los españoles que están en Marruecos?".

Para Convivir sin Racismo, "a Younes lo mataron en una cafetería al grito de No quiero moros, un asesinato que también debe ser investigado como delito de odio cuando el racismo ha subido un peldaño mortal en la Región de Murcia". Según un testigo del asesinato, el agresor increpó a la camarera al preguntarle por qué tenía que servir a magrebíes, a lo que Younes le recriminó que le faltara al respeto a la mujer, lo que fue respondido con un "Moro de mierda, ¿a que te pego tres tiros?".

"Pégamelos", le contestó, tras lo que el hombre se fue y volvió con una pistola con la que le disparó y huyó hacia la playa, donde fue detenido por la Policía Local mientras una ambulancia trasladaba al herido al hospital cartagenero Santa Lucía, donde murió.

"El racismo mata en Murcia", según la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, que muestra "gran preocupación por el incremento de la violencia que generan los discursos de odio, que ha alcanzado su máximo con este asesinato", por el que exigieron "una investigación en profundidad para hacer justicia y prevenir futuras violencias".

Según ATIM, los discursos de odio "justifican y animan los posicionamientos viscerales" de las personas intolerantes

ATIM, asociación de ámbito nacional, exigió este jueves a políticos y medios de comunicación que cesen en el uso de argumentos de odio a la migración tras conocer este caso, pues los discursos de odio "justifican y animan los posicionamientos viscerales de quienes cultivan un sustrato emocional excluyente que, fuera de cualquier atisbo de racionalidad, legitima estos actos violentos.

"Un último episodio de brutalidad contra los marroquíes avivado por las mentiras de la ultraderecha y potenciado desde el inicio de la crisis diplomática entre España y Marruecos por una campaña de diabolización marroquí por parte los principales medios de comunicación, amplificado a través de las redes sociales", añadió.

Desde la malagueña Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes denunciaron este jueves este "crimen racista y el incremento de la violencia hacia las personas migradas en Murcia".

Creen que "hay que detener los discursos de odio porque tienen consecuencias", entre ellas, el apuñalamiento de una ecuatoriana ante Cáritas al grito de "los inmigrantes nos quitan la comida".

Un ciudadano asesinado por "moro" y una mujer atacada por "inmigrante" exigen "que las autoridades emprendan acciones en prevención y responsabilidades para erradicar esta oleada de ataques racistas, xenófobos e islamófobos", que "no son casuales ni aislados", sino "consecuencia del caldo de cultivo de odio que se ha gestado los últimos años con el auge de los discursos extremistas.

Aunque ninguno de los dos autos judiciales habla de racismo o delito de odio, Unidas Podemos-Equo en Cartagena atribuyó la puñalada a estos motivos y pidió que "no se intente maquillar esta escalada xenófoba hablando de problemas mentales".

"No podemos dejarnos llevar por el racismo que la extrema derecha quiere normalizar, demostremos que podemos frenar esta barbarie de muerte y dolor que solo les beneficia a ellos. Todos los pueblos fuimos migrantes en algún momento de nuestra historia y migrar no es un delito, sino un derecho", ha señalado IU-V sobre ambos casos.

Más noticias