Público
Público

Refugiados en las calles de Madrid El Gobierno no aclara si irá a la reunión con Almeida y culpa a la Comunidad de Madrid de que haya niños refugiados en la calle

La mesa de diálogo para el próximo viernes a la que el Ayuntamiento de la capital ha convocado al Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social junto a UNICEF, ACNUR, Save The Children y el Ejecutivo regional sigue en el aire. Mientras, las familias de solicitantes de asilo siguen esperando a las puertas del Samur Social, que este lunes comienza una huelga.  

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Imagen de varias personas durmiendo frente a las puertas de la sede del Samur Social. / EUROPA PRESS

La noche del jueves, otra fría y lluviosa noche, 14 familias solicitantes de asilo esperaban en la puerta del Samur Social de Madrid a que les asignaran una plaza en su red de acogida de emergencia para no dormir a la intemperie. Son familias con niños pequeños en algunos casos, recién llegadas a España, donde han solicitado protección internacional tras huir de conflictos, guerras o persecución, pero no tienen recursos económicos, por lo que es responsabilidad del Gobierno facilitarles una primera acogida básica.

Pero el colapso se mantiene en la capital del país, y nadie parece tener sitio para ellos, mientras Gobierno y Ayuntamiento siguen atascados en la búsqueda de una solución y la Comunidad de Madrid permanece de perfil ante una emergencia que lleva meses siendo visible y que empeora a medida que descienden las temperaturas.

Según la Red Solidaria de Acogida, que lleva comida y ropa a estas familias durante su espera, seis familias fueron trasladadas por la noche a una pensión, siete a la Parroquia San Carlos Borromeo de Vallecas —que ya acoge a más de 25 personas— y otra familia durmió en casa de un particular. También lo confirma a Público el área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Consistorio madrileño, que apremia el Gobierno central a sentarse en una mesa junto a varias UNICEF, ACNUR, Save The Children y la Comunidad de Madrid para buscar una solución conjunta.

Sin embargo, el Gobierno todavía no ha aclarado si va a acudir a esa reunión "urgente" que el Ayuntamiento ha fijado para dentro de una semana.  No se podría celebrar antes "por cuestiones de agenda", arguye el Consistorio, que ha enviado cartas tanto a la Ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, como al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Fuentes del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social alegan que están en "comunicación permanente" con el Consistorio, aunque no han valorado la propuesta. Sin embargo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, Isabel Celaá, lejos de la autocrítica y de reconocer el desborde del sistema de acogida de refugiados español, ha acusado al Gobierno de la Comunidad de Madrid de hacer más bien poco por paliar el drama. "Nos sorprende que algunas comunidades autónomas, especialmente en la que nos encontramos (Madrid) se permita que haya niños y niñas viviendo en la calle en este momento del año", ha subrayado la portavoz del Gobierno.

Celaá ha recordado que el Gobierno ha puesto "muchas actuaciones en marcha" y ha pedido "al resto de instituciones que hagan su labor" para evitar esta situación, a pesar de que la competencia directa de acoger a solicitantes de asilo es del Gobierno.

"El Aeropuerto de Barajas es hoy la principal frontera terrestre de España"

El problema, aseguran Ayuntamiento y Gobierno, es que no tienen plazas suficientes para dar una primera acogida a los solicitantes de asilo que están llegando a la ciudad. La red de albergues del Ayuntamiento —a quien corresponde solucionar situaciones de emergencia habitacional en la ciudad— está completa casi a diario, y las plazas de primera acogida en Madrid de la Secretaría de Estado de Migraciones —quien tiene las competencias en asilo, refugio y protección internacional— tampoco son suficientes, y la imagen que devuelve este colapso es la de niños, madres y padres vulnerables durmiendo la calle en pleno invierno.

Aunque, como dice Celaá, la Comunidad de Madrid ni siquiera se ha pronunciado públicamente ante esta emergencia que va en aumento. Según datos de la Comisión Española de Ayuda al refugiado, en lo que va de año se han registrado más de 90.000 solicitudes de asilo, de las que unas 41.000 se han cursado en Madrid, muy lejos de Catalunya, la siguiente comunidad autónoma que más ha recibido, con 11.300. "El Aeropuerto de Barajas es hoy la principal frontera terrestre de España", ilustra Paco Garrido, coordinador territorial de CEAR Madrid, que acusa a todas las instituciones de falta de coordinación y previsión.

"Esto lo llevamos advirtiendo desde hace dos años", critica Garrido, que recuerda que el asunto es serio: "Un Estado democrático de derecho no puede permitir que estas personas estén en situación de calle. Tienen derechos, no hablamos de caridad. Les amparan la Convención de Ginebra y varios convenios europeos y la normativa nacional de asilo. Se están vulnerando sus derechos", advierte, y también acusa a la Comunidad de Madrid, cuyo presupuesto en asilo ejecutado durante los últimos cuatro años "ha sido cero euros, aunque tenía partidas presupuestadas que ni siquiera ha tocado", lamenta.

Huelga en el Samur Social

Por si no fuera suficiente complicada la situación, los trabajadores del Samur Social han convocado una huelga para este lunes. Llevan quejándose de la falta de recursos materiales y humanos desde el año pasado, cuando también se quedaban familias en la calle. Se trata de una huelga "ante el deterioro del servicio de emergencia social de la ciudad de Madrid, el colapso de la red de personas sin hogar y porque esta situación también está afectando a la salud y las ya precarias condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del servicio", aseguran desde CCOO.

Según denuncia este sindicato, la plantilla del Samur "viene soportando mucha presión, una importante rotación, contratos basura y de prácticas", tienen unas infraestructuras obsoletas, no se están cubriendo las bajas por incapacidad temporal ni tampoco días de vacaciones o asuntos propios", y acusan a la empresa Grupo 5 de incumplir el convenio colectivo de intervención social.

Al mismo tiempo, los seis espacios que el Ayuntamiento de Madrid ha propuesto a Migraciones para que empiecen a funcionar como alojamientos temporales para los solicitantes de asilo siguen igual que hace más de dos semanas: sin que el Consistorio acometa las obras de acondicionamiento necesarias y sin que la Cruz Roja realice los informe técnicos precisos. Según el Ayuntamiento, están a la espera de que la Comunidad de Madrid haga la cesión administrativa de las instalaciones (dos antiguos colegios públicos), aunque  no se atreven a dar una fecha para que comiencen a funcionar. Quizás pase el invierno y los solicitantes de asilo puedan dormir sobre el césped de los parques.

Más noticias en Política y Sociedad