Público
Público

La ruina del Puerta de Hierro: gastos de 12 de millones para mantener un hospital cerrado y comercios empobrecidos

En 2008 se cerró el viejo Hospital Puerta de Hierro tras las promesas del PP de convertirlo en un centro de larga y media estancia. Trece años después, aún no han cumplido y la instalación está cada día en una situación más precaria. Dentro del edificio ya solo hay basura y materiales médicos abandonados, pero fuera hay familias arruinadas por la clausura que esperan que el hospital vuelva a tener actividad.

El antiguo Hospital Puerta de Hierro.
Vistas desde fuera del antiguo Hospital Puerta de Hierro. Jaime García-Morato / Público

El 18 de julio de 1964 se inauguró el Hospital Puerta de Hierro en la ciudad de Madrid. Entonces se presentó como un "establecimiento modelo" y se convirtió en un hospital puntero. Pero, casi 45 años después, el PP decidió abandonar este centro ubicado en la calle San Martín de Porres (distrito de Moncloa-Aravaca). Ahora no es más que un edificio en ruinas que se ha llevado hasta 12 millones y medio de las arcas públicas en gastos de suministros, mantenimiento y seguridad, entre otras partidas.

Las consecuencias de este abandono para el barrio han sido devastadoras: negocios cerrados y otros tantos arruinados. La imagen de la antigua clínica también es decadente con una valla que rodea los 51.300 metros cuadrados llena de grafitis. Quienes han visitado el centro por dentro dicen que solo hay escombros, basura y material médico abandonado. Empresas privadas como Ariete Seguridad han sido las únicas que han salido ganando al haberse encargado durante años de la seguridad del edificio.

Vista general del antiguo Hospital Puerta del Hierro. Jaime García-Morato / Público

Fue el 12 de septiembre de 2008 cuando Juan José Guemes, entonces titular de la Consejería de Sanidad, anunció que el antiguo hospital sería demolido para construir un hospital de media y larga estancia y de cuidados paliativos. Trece años después no ha sido ni demolido, ni reconvertido. No es más que una ruina que consume gastos de seguridad, agua, electricidad e impuestos. Y no son pocos. Público ha conseguido en exclusiva a través del Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid todos los gastos desde 2008 por partidas y el total asciende a 12,5 millones.

El mayor gasto ha sido por tributos locales (7.103.951,23 €). Le sigue el de seguridad (2.876.251,48 €), electricidad (1.325.241,64 €), limpieza (518.023,62 €), agua (184.484,10 €), otros servicios en el exterior (165.766,87 €), gas (131.913,32 €), reparaciones (109.481,38 €), cuota comunidad de propietarios (68.993,68 €) y teléfono (18.847,42 €). El año en el que más se gastó en este hospital fue en 2020 (1.583.857,25 € en total), coincidiendo con la pandemia y pese a que ni siquiera se intentó reformar y utilizar su estructura para hacer frente a la grave emergencia sanitaria.

Los datos ofrecidos por la Dirección General de Gestión Económico-Financiera y Farmacia, basados en "los gastos que constan en la contabilidad oficial del Servicio Madrileño de Salud", no indican el dinero de seguridad de los años 2016, 2017 y 2018. Pero los contratos de la Comunidad de Madrid indican que siempre que se ha prestado este servicio ha estado en manos de Ariete Seguridad. Esta empresa tiene como administradora única a Silvia Cruz Martín, exconcejala del PP en el Ayuntamiento de Alcorcón, y es la misma empresa a la que se le adjudicó a dedo la seguridad del hospital Isabel Zendal. El dinero que se lleva por la seguridad es por tan solo un vigilante en la jornada de día y otro en la jornada de noche, según cuentan a Público los vecinos de la zona.

El pasado mes de marzo volvió a salir el anuncio de licitación para el servicio y el valor estimado ha incrementado hasta los 366.138,68 euros por un plazo de doce meses. Es decir, se estima un gasto de 30.000 euros al mes durante el próximo año.

Según el Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid, más empresas han salido beneficiadas de esta década, aunque sea en menor medida. Metalúrgicas ADA S.L. se ha encargado, a través de cuatro contratos menores, de la reparación y conservación de aparatos e instrumental médico. Y Contratas y Servicios SA de la desinfección, desinsectación y desratización mediante otros tres contratos menores.

Una ruina también para el barrio

Mientras el tiempo pasa, todo un barrio se está viendo afectado por este abandono y cúmulo de promesas rotas. Uno de los madrileños que más lo ha sufrido ha sido Isidro, quien tiene un kiosko a las puertas del centro: "A los dos años de inaugurar el hospital mi padre puso el kiosko. Desde que se cerró el hospital he tenido un 70% de pérdidas de venta. Ahora ya no viene nadie", cuenta a este medio.

No es el único comercio destrozado. La calle de enfrente estaba llena de bares. La mitad de ellos tuvieron que cerrar. Los que quedan abiertos sobreviven como pueden. Viky, del bar de La Piscina, lamenta que durante estos años han tenido deudas con la Seguridad Social y Hacienda. El bar es un negocio familiar y vivían todos de él. "Pasamos de dar 50 comidas a dar una. Las pérdidas han sido del 95%. Cuando cerró el hospital, un sábado llegamos a facturar cinco euros", lamenta.

Los vecinos entrevistados recuerdan con nostalgia cómo eran las jornadas cuando el hospital funcionaba. "Se cerraron papelerías, ferreterías, estancos, bancos. Las consecuencias para el barrio han sido brutales", añade Viky. 

Antiguo Hospital Puerta de Hierro por dentro. Más Madrid

Mónica García es anestesista y la candidata de Más Madrid a las próximas elecciones. Antes de la convocatoria de los comicios, visitó el hospital. "Pagar un millón de euros en impuestos o el gasto tan alto de electricidad en los primeros años en un sitio abandonado es surrealista y un escándalo", comenta a Público tras valorar los datos que consiguió este medio por el Portal de Transparencia.

García fue con su partido a visitar el hospital el 17 de febrero, una semana antes de la obtención de estos datos económicos. "Ese hospital se abandonó a pleno rendimiento. Cuando estuve allí le conté a mis compañeros que estuve trabajando allí en el año 2006 por un trasplante pulmonar. El hospital funcionaba a pleno rendimiento. Es como si ahora trasladan el 12 de octubre y no utilizan nada de sus instalaciones. Si al día siguiente hubieran entrado a ocupar las habitaciones con enfermos de media y larga estancia, ese hospital ahora estaría funcionando", valora.

Antiguo Hospital Puerta de Hierro por dentro. Más Madrid

Su partido pidió unos informes para obtener unos cálculos sobre lo que costaría la reforma del hospital. Según esto, costaría en torno a 40 millones. Casi una tercera parte de ese posible presupuesto ya se ha tirado a la basura porque no se ha hecho ningún avance. Además, los técnicos les han contado que la estructura está "perfecta". "Lo han dejado morir por inacción", insiste la facultativa.

Este abandono parece más grave aún por la situación del último año por la covid-19: "Le dije al director general que se recurriera a este hospital para afrontar la pandemia. Me dijo que no se podía por tiempo, pero esto se podía haber hecho por contratos de emergencia igual que se ha hecho con el Zendal. Ese dinero se podía haber invertido aquí y así tener un hospital de futuro. En el Zendal se trabajó mañana, tarde y noche. Aquí se podría haber hecho incluso mejor porque la estructura ya estaba hecha", añade García.

Planes de traslado desde 1997

Según recoge El Independiente en un reportaje sobre la historia del hospital, en la década de los 90 en el centro había problemas por falta de espacio, ya que no se llegaba a atender a toda la población asignada entonces. Un incendio provocado en 1993 dejó a la clínica en peor situación. Según la crónica de El País de la fecha, tres plantas del edificio destinadas a almacén y consultas médicas quedaron destruidas. El entonces subinspector del Cuerpo Municipal de Bomberos de Madrid declaró que los sistemas detectores de fuego del centro no funcionaron porque "no existían". Pocos años después empezó a plantearse el abandono del hospital.

Vistas desde fuera del antiguo Hospital Puerta de Hierro. Jaime García-Morata / Público

Un informe de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) recoge que el antiguo Insalud aprobó un plan Director de reforma de los hospitales públicos madrileños. La reforma integral de este antiguo hospital costaría 10.300 millones de pesetas. Pero este plan no cuajó. Otro artículo de El País detalla cómo el Insalud ya entonces planeaba trasladar la clínica a Majadahonda en 1998. "El hospital Puerta de Hierro, uno de los más avanzados de España en tecnología y servicios quirúrgicos, puede tener los días contados tras 34 años de funcionamiento. El Insalud se está planteando seriamente construir otro, con los mismos trabajadores y servicios, en la localidad de Majadahonda. Su alcalde, el secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, ha ofrecido al Insalud 100.000 metros cuadrados de suelo", desvelaba la crónica.

Los sanitarios se opusieron y, según la AME, el Director de Insalud se vio forzado a "proponer un proyecto de desdoblamiento del hospital en dos centros, uno en Majadahonda con los servicios de mayor demanda, y mantener en su ubicación actual los servicios de mayor impacto tecnológico y de investigación, planteándose un coste de unos 90 millones de euros". 

Misma promesa, mismo abandono (durante 13 años)

Cuando a los años se cerró este hospital en 2008 se trasladó toda su actividad al nuevo situado en la localidad de Majadahonda. Desde entonces los distintos Gobiernos del PP han anunciado muchos planes para recuperar el centro pero ninguno ha estado ni siquiera cerca de cumplirse. Desde un inicio se dijo que sería un hospital de media y larga estancia pero Viky cuenta cómo una y otra vez el barrio ha visto que ningún Gobierno cumplía con lo que prometía. En su bar tienen toda una pared con portadas y artículos de periódicos sobre las promesas incumplidas.

La última promesa sobre este hospital fue de la presidenta y candidata para las próximas elecciones del 4 de mayo, Isabel Díaz Ayuso. Este plan ya figuraba en su pasado programa electoral: convertirlo en un Hospital de Cuidados y Recuperación Funcional, un centro de media y larga estancia para enfermos crónicos o que requieren cuidados paliativos. Formaría parte de una misma red junto al antiguo Hospital Militar de Chamberí-Moncloa y un nuevo Hospital de la Sierra Norte, en Lozoyuela-Navas-SieteIglesias. Antes ya había dado también este anuncio su sucesora, Cristina Cifuentes, asegurando que volvería a estar en funcionamiento en 2021.

Este último plan lo anunció Ayuso en el Debate del Estado de la Región el pasado mes de septiembre. La presidenta se comprometió a sacar en unas semanas el procedimiento de licitación del proyecto por concurso. La Razón publicó en febrero que 15 expertos decidieran el proyecto concreto que resucitara el centro aunque las elecciones ha dejado en el aire el proceso. Aunque más en el aire sigue el futuro de decenas de familias que llevan sufriendo trece años las consecuencias económicas de una política de abandono del PP.


Más noticias de Política y Sociedad