Público
Público

El PP ha cerrado 3.000 camas en hospitales públicos madrileños en diez años, que Ayuso no recupera pese a la pandemia

Los hospitales del Servicio Madrileño de Salud mantienen inoperativas el triple de camas que las que hay en el Isabel Zendal. En enero había menos camas disponibles en toda la región que hace una década en una situación de normalidad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), asiste al acto de cierre del hospital de campaña del recinto ferial de Ifema el pasado 1 de mayo. EFE/Emilio Naranjo/Archivo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre del hospital de campaña de Ifema. EFE/Emilio Naranjo/Archivo.

La Comunidad de Madrid tuvo durante el mes de enero de este año 12.670 camas operativas en los hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). Casi 3.000 camas menos que hace una década pese a estar ahora en plena pandemia. Según estos datos, obtenidos a través de una petición de Público al Portal de Transparencia y cotejados con las últimas memorias del SERMAS, las camas actuales son exactamente 2.789 menos que en 2011, cuando había 15.459. Y son tan solo 105 camas más que hace dos años, en 2018, cuando había 12.565 operativas.

"Con esas casi 3.000 camas que se han perdido en una década hubiéramos afrontado esta pandemia en mejores condiciones y con una asistencia de mayor calidad", lamentan desde Comisiones Obreras (CCOO). Un descenso que supone un 18% menos en estos diez años. Aunque no es lo único que se ha perdido con los años, porque el sindicato denuncia el recorte también a las plantillas del SERMAS: "Durante la crisis y el ataque del Gobierno regional a la sanidad pública se perdieron 5.500 profesionales que nunca se han recuperado".

Para CCOO también es una "ridiculez" que en pandemia los hospitales solo cuenten con 105 camas más que hace dos años. Aún más si se tiene en cuenta que durante la última década se ha perdido mucha capacidad pero hay "más población asignada" y "envejecida". De hecho, hay camas que no entran en los recuentos anteriores porque, por ejemplo, en 2011 no estaba abierto el Hospital de Torrejón por lo que esas camas deberían sumar y "no restar a las camas funcionantes". 

Desde el sindicato Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS) lamentan lo mismo. "Las camas están sin personal y sin funcionar. Los hospitales deben dejar reservadas un 10% o 15% de su capacidad para afrontar una contingencia pero la pandemia es una contingencia y no se está haciendo", valora Carmen San José, médica y sindicalista. La facultativa explica la diferencia entre camas instaladas y funcionantes. Las primeras suponen el total de camas disponibles y las segundas, las que están operativas durante ese año. Normalmente no se utilizan todas las camas instaladas, aunque las memorias del SERMAS no diferencian entre unas y otras hasta 2015.

Desde ambos sindicatos también se recuerda que se han abandonado centros y espacios como el viejo hospital del Puerta de Hierro, la Torre 4 del Infanta Sofía preparada para atender ingresos de UCI o un número elevado de camas que llegan hasta 80 en el Oftalmológico del Gregorio Marañón.

"A los madrileños nos hubiera costado mucho menos dinero tener las camas en funcionamiento que el Zendal y el Ifema"

Estas camas perdidas durante la última década llegan a "triplicar" la oferta del Isabel Zendal. Según los últimos datos de la Consejería de Sanidad, el hospital de emergencias cuenta con 1.056 camas operativas. "A los madrileños nos hubiera costado mucho menos tener las camas en funcionamiento y evitar, entre otras cosas, largas listas de espera. Llevamos más de 160 millones de euros gastados en el Zendal y hemos gastado más de 80 millones de euros en el IFEMA", añaden desde CCOO. 

Aún más llamativo es que, comparando las memoria del SERMAS de 2015 y 2019 con los datos que ha obtenido este medio a través del Portal de Transparencia, hay grandes hospitales en pleno pico de la tercera ola con menos camas que en otros años en situación de normalidad. Las camas que aumentaron en hospitales de gran complejidad tampoco muestran una diferencia notable teniendo en cuenta la situación de emergencia actual. El siguiente gráfico muestra los datos de la Consejería de Sanidad en años en los que se ha diferenciado entre camas instaladas y operativas.

San José señala que se han perdido tanto camas instaladas como operativas porque, más allá de las disponibles, hay también una "pérdida de capacidad". En 2012 había 15.331 camas instaladas y ha habido una "disminución" de 1.197 en siete años, según los datos de 2019. Estas camas se suelen cerrar porque se abandonan o reforman espacios en los hospitales.

Dentro de todo, la facultativa sí señala que hay un "motivo" razonable para esto porque ahora hay más cirugía ambulatoria que no requiere ingreso que hace unos años. Pero igualmente cree que esto no es lo que "más ha influido" en el cierre de camas en la Comunidad de Madrid porque la mayoría de ellas se han cerrado en los cinco hospitales públicos de tercer nivel y no en hospitales concertados.

Desde el MATS también denuncian que las camas tampoco se pueden abrir porque no hay "personal" para mantenerlas en funcionamiento. "Ni siquiera hay capacidad de abrir camas de UCI porque no hay personal preparado para atenderlas correctamente. Es un problema grave. Estamos en una crisis en la que deberían estar funcionando todas las camas al 100%", insiste San José.


Más noticias de Política y Sociedad