Público
Público

The Lancet Rusia se anota un tanto en la batalla contra el coronavirus: la vacuna Sputnik V tiene una eficacia del 92 %

Argentina, México, Irán y Venezuela ya la han adquirido y algunos países de la UE no lo descartan.

Producción de la vacuna Sputnik contra la covid-19.
Producción de la vacuna Sputnik contra la covid-19. Reuters

Los prometedores resultados de un análisis provisional de los datos del ensayo de la vacuna rusa contra la covid-19, Sputnik V, hacen que se abran paso cada vez con más fuerza. Los datos recogidos sugieren que un régimen de dos dosis ofrece una eficacia del 91,6 % contra la enfermedad sintomática; una protección que en mayores de 60 años es muy parecida y se eleva al 91,8 %.

Los resultados preliminares, publicados en "The Lancet", se basan en el análisis de los datos de casi 20.000 participantes, de los cuales tres cuartas partes recibieron la vacuna y una cuarta parte un placebo. El ensayo incluyó a 2.144 mayores de 60 años y la eficacia fue del 91,8 % en este grupo: el antídoto fue bien tolerado y los datos de seguridad de 1.369 de estos adultos mayores revelaron que los efectos adversos más comunes fueron los síntomas gripales y la reacción local.

El ensayo incluyó a 2.144 participantes mayores de 60 años y la eficacia de la vacuna fue del 91,8 % en este grupo: la vacuna fue bien tolerada y los datos de seguridad de 1.369 de estos adultos mayores revelaron que los efectos adversos más comunes fueron los síntomas gripales y la reacción local.

Estos coinciden con la mayoría de los efectos adversos notificados en los otros grupos, que en general fueron también leves; los graves (los que requirieron ingreso hospitalario) fueron escasos tanto en el grupo de placebo (0,4%) como en el de la vacuna (0,2%). Ninguno, dicen los autores, se consideró asociado a la vacunación; se notificaron cuatro muertes en el ensayo, ninguna de las cuales se consideró relacionada con la vacuna.

La vacuna ya se ha autorizado a 17 países

Bielorrusia, Serbia, Argentina, Bolivia, Argelia, Palestina, Venezuela, Paraguay, Turkmenistán, Hungría, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Guinea-Conakri, Túnez y Armenia son los países que ya tienen acuerdos con Rusia para usar esta vacuna, según se puede constatar en la página información de la vacuna Sputnik V.

México ha sido el último país en unirse, al firmar un contrato para 24 millones de dosis, que pronto recibirá la autorización de uso de emergencia de las autoridades, según reveló este martes el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del país latinoamericano, Hugo López-Gatell.

Por su lado, el presidente de Argentina Alberto Fernández, uno de los primeros latinoamericanos que anunciaron que la Sputnik V iba a ser la vacuna de los argentinos, ha tratado el asunto directamente con Vladimir Putin, este martes, cuando en una conversación telefónica el líder ruso le aseguró que habrá vacunas para todos en ese país.

Hungría, con su díscolo presidente, Viktor Orban, no tuvo reparos en desligarse de la Unión Europea al apostar por la fórmula rusa; pero ahora Alemania y la República Checa se han mostrado dispuestos a comprar dosis de estas vacunas para compensar los retrasos en las entregas de las farmacéuticas estadounidenses Pfizer/BioNtech y Moderna.

"No me opongo, si los expertos encuentran consenso, a que se use el suero ruso. ¿Es mejor que muera gente por falta de vacuna?", planteó el presidente checo, Milos Zeman, en una entrevista a la emisora Frekvence, al justificar su disposición a pactar con los rusos la compra de antídotos contra el coronavirus.

En términos similares se expresó el ministro alemán de Sanidad , Jens Spahn, quien se expresó a favor de adquirir las vacunas desarrolladas tanto en Rusia como en China en caso de que sean aprobadas por la UE. "Si una vacuna es segura y efectiva puede naturalmente contribuir a la lucha contra la pandemia, no importa de qué país proceda", manifestó Spahn al diario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

Sputnik ofrece 100 millones de dosis a la Unión Europea

"Después de completar la parte principal de la vacunación masiva en Rusia, el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR) puede proporcionar a la UE 100 millones de dosis de la vacuna Sputnik V para 50 millones de personas en el segundo trimestre de 2021", indicaron los desarrolladores del preparado en su cuenta oficial de Twitter. Un golpe de efecto en medio de la polémica por el retraso de la llegada de las vacunas americanas a Europa y la disputa entre Bruselas y la farmacéutica AstraZeneca.

Putin no da puntada sin hilo, pues con esta estrategia pretende garantizar sus suministros a países en vías de desarrollo y, por su puesto, de su influencia, entre ellos algunos latinoamericanos con millones de ciudadanos. Al mismo tiempo, Putin pone en bandeja a la UE resolver un problema que agobia a otros cuantos millones de personas.

A su favor está el bajo costo, pues una dosis de Sputnik V cuesta menos de diez dólares. Además los rusos ahora trabajan en el lanzamiento, previsiblemente en las próximas semanas, de la versión "Sputnik-Light" de su vacuna contra la covid-19 en una sola dosis, según han informado sus productores a través de Twitter. Rusia considera esta versión, que podría dirigirse a la exportación, como una posible solución temporal para ayudar a los países con altas tasas de infección, y con sistemas sanitarios deficientes, a que sus reservas de vacunas duren más tiempo.

Más noticias de Política y Sociedad