Público
Público

Sala Caracol La Sala Caracol de Madrid se justifica después de acoger este sábado un concierto de ultraderecha

El local de eventos afirma que "ha rechazado durante 27 años cualquier tipo de ideología racista, xenofoba, y en contra de los derechos humanos" y que fue víctima de un "engaño" por parte del organizador del concierto.

Interior de la sala de eventos Imagen SALA CARACOL

público

La emblemática Sala Caracol de Madrid se ha disculpado después de acoger este sábado un concierto de extrema derecha.  El local ha emitido un comunicado en el que asegura que la administración fue "engañada" por parte de la organización del evento y anuncia que emprenderá acciones legales contra el organizador del evento para lavar su imagen. 

"Pedimos disculpas por haber llevado a cabo el concierto de extrema derecha este sábado 7 de diciembre. El engaño ha sido el modus operandi que ha empleado esta organización para lograr que no nos percatáramos de su ideología", explica la sala. Según indican, "esta manipulación les ha funcionado previamente con otras salas que también han sido víctimas como la Sala Cats y la antigua Arena". 

En el comunicado, la dirección del local dice incluir una imagen de los correos que recibieron de los organizadores. En ellos los organizadores explican que realizarán un concierto de despedida bajo el nombre de Valholl Dum, sin embargo, esta información no aparece en ninguna de sus redes sociales. Según explica la Sala Caracol, se trataba de un evento privado, por lo que no tenían ningún tipo de publicidad previa. "Como en cada evento, pedimos cartel, rider, y link de entradas anticipadas y nos comunicaron que carecían de todo ello, ya que era un evento privado y solo vendrían amigos y familiares", explican. 

Agentes de la Policía se personaron en el local y comprobaron que el concierto, efectivamente, se trataba de un evento de extrema derecha. Los agentes tenían en su poder carteles que habían sido difundidos sobre un supuesto festival con las actuaciones de Iberian Wolves, (Lobos Ibéricos) y Brigada Totenkopf. La sala explica que, ante estos hechos, los agentes "recomendaron seguir adelante con el mismo para evitar disturbios o actitudes violentas por parte de los asistentes si el concierto era cancelado".  "Nos vimos obligados a realizar el concierto", justificaron, ante el escaso margen de reacción. 

Quien si suspendió su actuación fue el promotor de fiestas y conciertos Guacamayo Tropical, que había programado la fiesta Balkan vs Cumbia justo después de la actuación de la extrema derecha. "Nos hemos enterado que antes de nuestro evento, tocan bandas neonazis que han generado alerta", explican. "De ninguna manera apoyamos expresiones racistas, fascistas, misóginas y homófobas", recoge la organización en un comunicado.