Público
Público

Sanidad universal El Gobierno planea dar acceso a la sanidad gratuita a migrantes sin necesidad de padrón

El Ejecutivo de Sánchez dejará en manos de las comunidades la decisión de reducir o eliminar sus permisos.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Migrantes protestando contra la sanidad española - EFE

El Gobierno planea dar acceso a la sanidad gratuita a migrantes en situación irregular sin necesidad de padrón. Si los planes de Pedro Sánchez se llevan a cabo,  podrán ser atendidos desde el primer momento que lleguen a España sin necesidad de estar empadronados. En abril de 2012, la ley de extranjería del Gobierno de Mariano Rajoy privó de asistencia sanitaria a todos los sin papeles y estableció un periodo de permiso temporal de 90 días que les privaba de derechos.

Según los documentos acerca del Nuevo Plan de Gobierno en materia de sanidad que plantea el equipo de Sánchez a los que ha tenido acceso El País, el grupo estudia establecer una sanidad universal, sin necesidad de padrón, y dejar en manos de las comunidades la decisión de reducir o eliminar sus permisos. Estas medidas se alejan del borrador presentado por la ministra de Sanidad, Carmen Montón, el pasado mes de junio, en el que planteaba el acceso de las personas migrantes a la sanidad pública únicamente estando empadronadas en España un mínimo de 90 días o acreditando su situación de vulnerabilidad.

En definitiva, este nuevo decreto ley plantea que, para que un migrante fuera atendido, no sería obligatorio un periodo de residencia pero sí una coordinación en la entrega de los documentos necesarios por parte de las comunidades autónomas al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Sin embargo, tal y como lleva sucediendo hasta el día de hoy, la tarjeta sanitaria nominal será solo válida en la comunidad autónoma en la que se registra.

Los costes económicos que suponen la compra de medicamentos para las personas extranjeras podrían también ser sufragados por el Estado. Este borrador al que ha tenido acceso El País también plantea controlar que "no exista un tercer sujeto obligado al pago" o ningún sistema sanitario detrás que pueda hacer frente al cargo económico del tratamiento médico de esta persona. Aún de no ser así, no se negaría el acceso a la sanidad gratuita.