Público
Público

Subida de la luz Los precios suben un 0,5% en enero por la luz después de nueve meses de caídas

El índice de precios de consumo (IPC) es una décima inferior al adelantado el pasado 29 de enero.

Imagen de recurso de una bombilla. - Pixabay
Imagen de recurso de una bombilla. Pixabay

Los precios aumentaron un 0,5% en enero respecto al mismo mes del año anterior impulsados principalmente por el encarecimiento de la electricidad, y rompen así con nueve meses consecutivos de descensos interanuales.

El índice de precios de consumo (IPC), publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), es una décima inferior al adelantado el pasado 29 de enero y contrasta con la caída interanual del 0,5% registrada en diciembre. El sector de la vivienda es el que más tira al alza de la inflación, con un incremento interanual del 3,2%, tres puntos superior al del mes anterior, debido al mayor encarecimiento de la electricidad y, en menor medida, del gas que se abarató un año antes.

Por detrás, los alimentos y bebidas no alcohólicas incrementaron sus precios un 1,7%, seis décimas más que en diciembre, por el encarecimiento de las legumbres y hortalizas y el menor abaratamiento de las frutas. También por el encarecimiento del grupo en el que se encuentran los refrescos y zumos, superior al de hace un año, lo que refleja el alza del IVA en las bebidas azucaradas desde el 1 de enero, lo que, junto a la subida de impuestos en los seguros, tuvieron un impacto de una décima en la tasa interanual del IPC.

El ocio y la cultura elevaron sus precios un 0,1%

También influyó en la subida de los precios el ocio y la cultura, que elevó los suyos el 0,1%, frente a la caída de casi dos puntos de diciembre, porque los paquetes turísticos se abarataron menos que hace un año. El transporte disminuyó sus precios el 3,2%, un punto menos que hace un año, debido al encarecimiento de los automóviles, frente a la estabilidad de hace 12 meses; al del transporte aéreo de pasajeros, que se abarató el año pasado; y al de los carburantes, superior al de 2020.

Sin tener en cuenta los elementos más volátiles de la cesta de la compra (energía y alimentos frescos), la inflación subyacente aumentó el 0,6%, cinco décimas superior a la tasa de diciembre y una por encima del índice general. Los productos que más han subido en la cesta de la compra en el último año han sido la electricidad (15,1%), la joyería y bisutería (13,1%), los refrescos (10,2%) y los servicios recreativos y deportivos (8,9%).

Productos y servicios que han bajado su precio

Por el contrario, los que más han bajado han sido los combustibles líquidos (22,7 %), los hoteles y hostales (12%). El gasóleo (11,4%), los teléfonos móviles (9,1%) y los ordenadores personales (8%). En tasa mensual, los precios se mantuvieron estables, tras cuatro meses de incrementos, lo que contrasta con el descenso del 1% registrado en enero de 2020.

En esta estabilidad influyeron el incremento de la electricidad y, en menor medida, el gas; el de las legumbres y hortalizas, así como el agua mineral, refrescos y zumos y el pescado y marisco; y los carburantes y lubricantes y automóviles.

Con una repercusión negativa en la evolución mensual de los precios destaca el abaratamiento del vestido y calzado, por la campaña de rebajas de invierno, y el de los paquetes turísticos. Por regiones, los precios aumentaron en todas las comunidades autónomas, sobre todo, en la ciudad autónoma de Melilla (1,6%), Balears (0,7 ) y Andalucía, Euskadi, Ceuta y Extremadura (0,6% todas ellas). Canarias y Castilla-La Mancha registraron los menores incrementos de precios (0,2%).

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro- se situó en el 0,4% interanual, frente al -0,6% de diciembre. 

Más noticias de Política y Sociedad