Público
Público

El tendido eléctrico, responsable de la muerte de 208 aves en Canarias

El 83% de los animales que fallecieron son especies protegidas, según una investigación realizada por la Fiscalía de Medio Ambiente. 

Cuervo electrocutado en un tendido eléctrico./ Fiscalía de Medio Ambiente
Cuervo electrocutado en un tendido eléctrico./ Fiscalía de Medio Ambiente

público | efe

Agentes de Medio Ambiente han investigado la muerte de 208 aves en Canarias durante tres años y medio debido a los tendidos eléctricos, ya sea por colisión o por electrocución, la mayoría de ellas de especies amenazadas o con algún tipo de protección, según informan desde la Fiscalía de Medio Ambiente.

Los registros comenzaron a realizarse a mediados de 2016, con la puesta en marcha, por parte de la Fiscalía de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo, de la Red de seguimiento de la mortandad de la avifauna en tendidos eléctricos, y terminaron a finales de 2019.

De las 208 incidencias, y a falta de los resultados de las necropsias, se sospecha que 123 casos corresponden a electrocuciones, 78 casos a colisiones y 7 casos están sin determinar, se indica en un comunicado. El informe destaca que los cuervos mueren debido a las electrocuciones, mientras que las hubaras lo hacen principalmente por colisión.

Además, se destaca que se han registrado incidencias en todas las islas, en El Hierro 1, en La Palma 2, en La Gomera 17, en Tenerife 65, en Gran Canaria 37, en Fuerteventura 22 y en Lanzarote 64.

"Estos datos son preocupantes, sobre todo si tenemos en cuenta que, de las 208 aves afectadas, 173 (es decir, el 83%) están catalogadas como amenazadas o tienen algún tipo de protección", indica la Fiscalía. "La especie peor parada es el Cuervo, que acumula un total de 56 bajas, siendo una especie catalogada como en peligro de extinción. Garzas y aguilillas están en el segundo escalón, con 29 y 26 bajas respectivamente", agregan, para señalar la muerte de otras especies protegidas como las hubaras o los guirres.

Desde la Fiscalía informan que el objetivo principal de las investigaciones debe ser la identificación de las instalaciones que están causando daños a las aves de la zona, si como a los tendidos eléctricos que, por su ubicación, puedan suponer un riesgo potencial para las diferentes especies de avifauna

Más noticias de Política y Sociedad