Público
Público

Toño Abad: “Los líderes de Vox tendrán que aclarar a los jueces si su discurso incita al odio”

Entrevista al presidente de Diversitat tras los ataques lgtbfóbicos de grupos de ultraderecha mientras estaban en el Salón del Cómic de Alicante con banderas del colectivo. Acaba de pedir a la Fiscalía que averigüe si tras dicha agresión hay incitación al odio.

Toño Abad, presidente de Diversitat.

Hay quien lleva banderas de una España en la que solo caben los suyos. Todo lo que no confiese con su credo es odiado y atacado. Lo sabe bien el colectivo LGTBI alicantino Diversitat. El pasado sábado 26 de octubre estando con banderas arcoíris en el Salón del Cómic celebrado en la Institución Ferial de Alicantina (IFA) recibieron insultos de grupos de extrema derecha "supuestamente vinculados" a Vox, que acababan de salir de un mitin que Santiago Abascal, en las mismas instalaciones.

Para denunciarlo Diversitat subió un vídeo en el que se ve cómo un grupo de hombres con banderas de España insultan e increpan, con adjetivos como "maricón", a varios componentes de la organización LGTBI. Unos insultos que para Toño Abad, su presidente solo retratan “la misoginia, xenofobia y LGTBIfóbia y su apuesta por la reducción de libertades de quienes los hacen”.

Por eso no duda en decirles “que los armarios quedaron en el pasado y que no vamos a regalarles ni un gramo de nuestra libertad para ser y amar. Para ser quienes queramos ser y sobre todo para nuestro derecho a la igualdad”.

La heterosexualidad como norma

Con estos ataques, el Salón del Cómic alicantino, un espacio reservado a la cultura y el diálogo, pasó a ser territorio comanche del odio hacía lo no normativo. Una señal para Abad de los tiempos que corren, “nos invaden y nos recuerdan que molesta la libertad”, y que han vivido con muchísimo dolor. “Irrumpen en nuestra esfera pública porque nos quieren condenar a estar recluidos en nuestra esfera privada. Dicen que nuestras orientaciones son cosa privada. No la de ellos, por supuesto, porque la heterosexualidad es una norma que lo invade todo. Decir que la homosexualidad es un tema privado es simplemente muestra de su homofobia. Y digo alto y claro: los líderes de VOX tendrán que dar cuentas de si su discurso incita al odio. No es casual que después de un mitin nos agredan”, confirma a Público.

Una animadversión que para el presidente de Diversitat supone poner en riesgo la libertad conseguida con el sudor, e incluso la vida de quienes históricamente se ha visto señalados por no ser heterosexuales. “Cuando escuchamos a la extrema derecha lanzar ataques a las mujeres, migrantes o al colectivo LGTB nos damos cuenta de todo el trabajo que nos queda por hacer. Hemos dado por supuesto que las barreras ideológicas y sociales en materia de derechos civiles estaban superadas. Ha sido un espejismo. Pero no somos conscientes de que todo el trabajo que hemos realizado en los últimos años está en serio riesgo. Tenemos que luchar día a día para que el avance que los cambios sociales o las leyes que protegen a las personas se mantengan. Debemos apostar por una ley estatal que garantice la igualdad de trato y de oportunidades para que la diversidad no sea una forma de ataque. Solo las leyes pueden garantizar nuestra libertad”, destaca.

El apoyo democrático como defensa ante el odio

Abad, atacado y puesto en la diana de la extrema derecha por no callar, reconoce que, aunque la situación no es fácil de llevar “por todo lo que implica”, se siente “feliz porque nuestras voces, la de las y los activistas LGTB se están viendo refrendadas por el apoyo social que recibimos con cada uno de los ataques por la extrema derecha que hasta hace poco estaba escondida bajo el amparo de otros discursos rancios. Aplicamos los principios del feminismo: si nos atacan a una nos atacan a todas”.

Diversitat ha subrayado que "salir del armario", portar la bandera arcoíris o "reivindicar una orientación sexual, identidad o expresión de género" es "hoy más difícil que hace unos años, cuando política y agentes sociales se unían en la defensa de la diversidad desde el discurso y la defensa del respeto".

Por eso mismo y ante el peligro que supone que con las elecciones la extrema derecha consolide o aumente su presencia en el parlamento y su mensaje de odio, pide trabajar desde lo común. “Hay que afanarse en la unión, en lo colectivo. Si no entendemos que nuestra lucha es por los derechos humanos y eso incluye a mujeres, migrantes, personas con discapacidad, en situación de pobreza o LGTBI, no hemos entendido nada. Y digo más, hay que movilizar al mundo del trabajo, que es la lucha colectiva que más nos une y constituye nuestra identidad social más importante”, añade.

El responsable de Diversitat además está sacando fuerzas no solo de la causa por la que ha entregado su vida sino también por todo el apoyo que está recibiendo sobre todo desde el movimiento feminista. “Son muchas las personas las que me mandan mensajes por redes, me llaman por teléfono o que cuando me ven quieren mostrar su apoyo. Estoy muy agradecido al movimiento feminista que ha reafirmado la visión que he tenido; como movimiento LGTBI estamos en lo colectivo y hacemos piña. Es el único camino. Estamos en un momento en el que el liberalismo nos ha inculcado que las luchas deben ser independientes. Y eso es falso: las identidades son diversas, los opresores son los mismos. Quien acosa mujeres, es machista y seguramente sea xenófobo y LGTBIfóbo. Las discriminaciones múltiples y la forma de combatirlas es única: la movilización permanente”.

Defender la libertad

Ante las amenazas que está recibiendo por no callar Abad también señala que los responsables de las mismas no son solo quienes las hacen. También quienes las amparan y les dan voz y espacios. “Un retuit en una red social perpetua el discurso de quien lanza la información. Debemos ser serios en esto y dejar de dar altavoz a quien sistemáticamente se dedica a atacarnos; no todo vale. La extrema derecha ha decidido señalarme en sus comunicados y redes sociales. Les responsabilizo de mi bienestar personal: si me pasa algo responsabilizaré a quienes han contribuido a ese señalamiento, concretamente a Vox”, subraya.

De ahí que también pida “que aquellos partidos que dicen defender al colectivo muestren su repulsa a los ataques vertidos al colectivo". A su juicio, "IFA no tuvo en cuenta las consecuencias que tendría", por lo que ha exigido "tanto al ayuntamiento y la Diputación de Alicante, como a la Generalitat y al patronato de IFA, compuesto por los alcaldes y alcaldesas de varias ciudades de la provincia, que no cedan espacio participado por entidades públicas a aquellas personas que nos condenan día a día e intentan coartar la libertad". Instamos al gobierno de la Generalitat a que realicen todas las acciones pertinentes recogidas en la Ley LGTBI Valenciana para que estos actos no queden impunes. Como sociedad y como colectivo no vamos a permitir que ni una persona más sufra las represalias de la expresión de su libertad", resalta Abad.

Y es que como termina el responsable del colectivo LGTBI de Alicante, "no se puede defender a la diversidad si se abraza a fuerzas de extrema derecha para poder conseguir el gobierno. No se puede defender al colectivo si se va de la mano con aquellos que nos quieren silenciadas".

Más noticias de Política y Sociedad