Público
Público

Vacuna contra la covid El Gobierno no decidirá los grupos definitivos a los que pondrá primero las vacunas hasta que Europa las autorice

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, elevará este martes un informe al Consejo de Ministros sobre la estrategia de vacunación unitaria para toda España. Hay otras claves ya más claras: se prevé que empiece en enero, los puntos de vacunación serán los 13.000 centros de salud y consultorios y en principio no será obligatoria.

Comité de Seguimiento del Coronavirus y Vacunación 23 de noviembre
Comité de Seguimiento del Coronavirus y Vacunación. Moncloa

España ya tiene diseñada la estrategia de vacunación contra la covid. Este lunes se celebró una reunión del comité de seguimiento del coronavirus en La Moncloa. Este martes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, elevará el informe sobre este plan al Consejo de Ministros para su aprobación y, posteriormente, dará una rueda de prensa para comunicar públicamente esta estrategia.

Sin embargo, este martes no se conocerá el criterio exacto de priorización a la hora de vacunar. Fuentes del Ministerio de Sanidad explican que se está avanzando en toda la estrategia para tener la red preparada, pero que no se pueden decidir los grupos definitivos que priorizar hasta que las vacunas cuenten con la autorización de la Agencia Europea del Medicamento. Según estas fuentes, en los análisis futuros pueden conocerse limitaciones de los proyectos sobre la edad o salud de las personas. Así, podríamos llegar al caso de que una vacunas se utilice en un grupo de la población y la siguiente en otro por las indicaciones que salgan de la evaluación. O que la primera vacuna no sea adecuada para el primer grupo que se priorice y se tenga que pasar a otro.

Sanidad y las comunidades autónomas llevan trabajando desde el mes de septiembre en la estrategia de vacunación. El inicio de la campaña se prevé en enero, aunque para ello es necesario que Europa autorice las vacunas y se conozcan los análisis más profundos sobre los ensayos clínicos. En estos estudios se conocerán las indicaciones más claras de cada vacuna y entonces será cuando se concreten todos los detalles que aún faltan en el plan.

Las empresas farmacéuticas esperan conseguir las autorizaciones por trámite de emergencia. Este proceso está muy regulado en Europa y se hará vía centralizada a través de la Agencia Europea. La agencia elaborará un dictamen positivo o negativo tras realizar la evaluación que se trasladará a la Comisión Europea. De ahí saldrá una autorización condicional o completa. 

Se prevé que las primeras autorizaciones sean condicionales. Esto significa que, sin tener los datos completos, el balance que se hace entre el beneficio y el riesgo es favorable para autorizarse en ese momento con la condición de disponer en breve de los datos completos para poder reevaluar. Según esa reevaluación, se anularía la autorización o se daría la autorización completa.

Este proceso es completamente necesario. "No es normal que los datos de los ensayos clínicos se conozcan por notas de prensa. A los evaluadores las notas de prensa no nos dicen nada ni nos guiamos por ellas. Hay que ver los datos completos de los ensayos clínicos", reconocen las fuentes del ministerio.

Tampoco se han fijado de forma definitiva el número de dosis del que dispondrá cada vacuna. Según estas fuentes, Sanidad y las comunidades ya han empezado a trabajar sobre esto pero los diferentes criterios para establecer este orden no son definitivos aún. Sin embargo, la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha expresado ya que su departamento espera que a finales de enero Catalunya dispondrá de 350.000 dosis para vacunar a 175.000 personas.

Pero, pese a que no es definitivo, hay un consenso amplio entre las autoridades políticas y los expertos que han asesorado al Gobierno, así como entre los expertos internacionales, en el orden de priorización de las vacunas: sanitarios, personas mayores de 65 años, adultos con enfermedades o patologías previas, trabajadores de centros sociosanitarios o instituciones geriátricas, cuidadores o convivientes de personas de riesgo y trabajadores del resto de servicios públicos esenciales. Superada esta primera fase, habría una vacunación masiva sobre la que hay expertos que señalan que se tendría que atender a las variables socioeconómicas para vacunar primero a los más vulnerables por su trabajo o condiciones de vida.

Sanidad no plantea que las vacunas sean obligatorias de primeras, aunque no descartan que esto se estudie en un futuro

Por otro lado, las autoridades políticas no plantean como primer escenario que la vacuna sea obligatoria, aunque tampoco se descarta nada. En un primer momento, al haber falta de dosis para vacunar de forma masiva, no es algo que se estudie y se trabajará en realizar una buena comunicación para trasladar a toda la población que todas las vacunas que se autorizan son seguras. Sin embargo, la estrategia de las empresas de comunicar a través de notas de prensa, con cambios sobre la eficacia, conlleva un riesgo de crear una desadherencia mayor entre la población a las vacunas contra la covid.

Sobre el resto del plan, será este martes el ministro Illa el encargado de dar los detalles, aunque según el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la previsión es comenzar a vacunar en el mes de enero y que los puntos de vacunación sean los 13.000 centros de salud y consultorios que hay en España.

Aunque toda la estrategia estará en constante revisión. Habrá un gran despliegue de farmacovigilancia, la evaluación que se realiza sobre un medicamento o una vacuna también cuando ya está autorizado. Aquí se medirá la efectividad, es decir, la eficacia en condiciones reales y otros aspectos como los efectos secundarios que en ensayos clínicos no hayan aparecido porque tengan lugar, por ejemplo, en una persona de cada 200.000.

Más noticias de Política y Sociedad