Público
Público

Violencia de género Cuando las paredes hablan y cuentan historias de las víctimas invisibles de violencia machista

Una exposición para visibilizar y sensibilizar sobre la realidad de los huérfanos de la violencia de género estará en la estación Atocha de Madrid hasta el 30 de noviembre. Se trata de paredes que hablan y cuentan de manera íntima las historias invisibles de los hijos de mujeres asesinadas.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Paredes que hablan

Quién no ha oído o dicho en algún momento de la vida "si estas paredes hablaran... cuántas historias contarían". Pero las paredes no hablan. O al menos no lo hacían hasta ahora. A partir de este sábado una exposición en la estación de trenes de Atocha de Madrid, cuatro paredes contarán la historia de los hijos e hijas de las mujeres asesinadas por la violencia de género y de sus familiares cercanos. 

Paredes que hablan es una iniciativa llevada a cabo por la Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Soledad Cazorla, que da apoyo a los hijos e hijas huérfanos por la violencia machista. La iniciativa ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada de la agencia de comunicación TBWA y de la empresa pública Adif que la apoya y cede el espacio.

"Muchas veces le pedimos a la sociedad que se solidarice y sensibilice con las víctimas de la violencia de género", explicó Marisa Soleto en la presentación de la campaña, "pero no todos tenemos contacto con ella". Esta iniciativa, afirma, "nos da la capacidad de entender qué pasa puertas adentro". Para salvar esa brecha, las paredes cuentan sus historias, la dureza de la pérdida de la hermana, la hija, la madre, pero sobre todo del día a día posterior a los asesinatos. Las angustias de los niños y de las familias que tras perder a su ser querido tienen que librar largas batallas judiciales, conseguir tutelas y custodias, impedir que el asesino siga teniendo derechos de visita o la patria potestad y se reconozcan derechos económicos, sociales y su dignidad.

"Se trata de enseñar que pasa puertas adentro, cuáles son los problemas reales que sufren estas familias", explica Soleto. Muchas se hacen cargo de los hijos e hijas de sus familiares asesinados, con pocos o nulos recursos y en la mayoría de casos sin apoyos psicológicos. 

Las paredes cuentan las historias de cuatro víctimas, tres de ellos hermanos o hermanas de mujeres asesinadas que se han hecho cargo de sus hijos. Un cuarto relato es de un huérfano por violencia machista cuya madre fue asesinada y su asesino se suicidó y, tras el crimen, tuvo que hacerse cargo de su hermano menor.

"A mi madre le gustaba bastante escribir. estaba obsesionada con la primavera" relata la pared de Pedro y Luis. "Asesinaron a mi madre, le pusieron unas bombonas en casa, rociaron todo con gasolina, la esperaron, la mataron y el tío murió con ella. reventaron la casa. El lo decidió cinco días antes, compró la gasolina cinco días antes, dejó al niño en casa de su madre y éste nunca supo nada mas de su madre y ni de su padre. Quiso quedarse con migo y era algo que yo ya había asumido desde el momento que murió mi madre. Lo cogí como algo que tenia que hacer", relata el hijo de una de las asesinadas.

Los nombres son ficticios para proteger su intimidad. Las historias no. Están narradas en tono íntimo, casi susurrado por sus protagonistas.

Cuenta que los seguros no se hicieron cargo, porque la casa estaba a nombre del asesino, que se suicidó. Sólo contaron con la ayuda y solidaridad de los vecinos para reconstruir la casa. "Cada caso tendría que analizarse muy bien. Un niño de tres años se queda sin padre o sin madre por un caso así, lo mínimo es que le den algo para comenzar su vida de nuevo".

"Esto no se han parado a mirarlo"

"La guardia y custodia tarda seis u ocho meses o más y durante ese tiempo los niños no cobran nada. Esos niños tenían una casa, tenían una ropa, tenían cosas, ¿no? Mi casa no está acondicionada porque no es lo mismo tres que cinco . Vas sumando tantas cosas que al final la familia se queda arruinada y nadie te sabe decir. Y te vas enfureciendo y te dices: ¿Pero cómo es esto normal? Esto no se han parado a mirarlo", relata la hermana de una asesinada por violencia de género que se quedó con sus sobrinos.

La mujer narra cómo la pareja de su hermana la asesinó en el rellano de la escalera de su casa delante de su madre y los niños de 5 y 8 años. Explica con incredulidad como su madre tuvo que declarar que su hija murió en sus brazos para poder justificar el agravante de ensañamiento, "porque te pueden dar 15 o 20 puñaladas, que si mueres a la primera, no pasa nada. 30 puñaladas y no hay ensañamiento". También narra con rabia cómo para cualquier decisión que había que tomar sobre los niños, la familia estaba obligada a pedir la autorización de padre. "Hay que hablar con él para autorizar la guardia y custodia, hay que hablar con él para las visitas... ¡Perón!, ¿Qué me perdí? Imagínate: Acaban de asesinar a tu hermana y el padre, que lo hizo delante de los niños, tiene derecho a todo esto. Pues claro, te quedas en shock", relata. 

No son historias sencillas de oír. Están realizadas tras horas de conversación con las víctimas y reflejan el dolor, la rabia y la desesperación, no sólo de haber perdido al ser querido, sino por su lucha contra un sistema que no está preparado para dar respuestas eficaces, humanas y personalizada a estos dramas. Es, tal como lo define Soleto, una doble discriminación y victimización. Esta campaña, afirma, "nace del convencimiento de que conocer el problema, forma parte de la solución.
Si queremos sumar a otras personas para prevenir la violencia de género es importante que conozcan la realidad de las familias".

"Recaudar fondos era uno de los objetivos para poner en marcha esta exposición y la campaña, pero el más importante era el de interpelar a la sociedad para que se haga cargo de esta realidad", explica el presidente de la Fundación de Becas Soledad Cazorla, Joaquín Tagar. 

"Estamos pendientes de que el Congreso apruebe la concesión de la pensión de 600 euros que no va ligada a que la madre haya cotizado durante 15 años", afirma Tagar. Hasta el día de hoy, la concesión de ayudas o pensiones iba ligada a la vida laboral de la madres., muchas de las cuales fueron asesinadas a edades muy jóvenes o no habían alcanzado a cotizar durante tres lustros. Su hijos se quedaban sin ningún tipo de ayudas. A pesar este acuerdo supone un importante impulso para las familias, Soleto lamenta que esta pensión no sea contributiva.

"Se trata de una exposición en la que las paredes hablan y reflejan la personalidad de cada una de las víctimas reales", cuenta Juan Sánchez, vicepresidente creativo y de innovación de TBWA, que explica que la exposición incorpora una tecnología de sonido de transmisión ósea, por lo que las paredes sólo son audibles cuando acercas el oído. Se trata más de un susurro, de una conversación íntima en la que la pared tiembla al hablar. 

Según datos oficiales, desde que se recopilan datos de menores víctimas de violencia de género (2013), en España hay unos 200 huérfanos por este tipo de violencia. Cada año son asesinadas un promedio de 50 o 60 mujeres, de las cuales el 70% son madres. Según estimaciones de la Fundación Mujeres, unas 600 familias son víctimas colaterales de la violencia machista. 

 

Más noticias en Política y Sociedad