Diario Público
Diario Público

Madrid El "melodrama facha": críticas a Ayuso y Vox por presentar sin pruebas la caída de un cruceiro como un ataque al cristianismo

No dejes que la realidad te estropee una buena diatriba. Este fin de semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y otros políticos como el eurodiputado ultraderechista Jorge Buxadé, han presentado la caída de un cruceiro en Madrid como una suerte de ataque al cristianismo. El problema es que no parece haber prueba alguna de esta teoría, sino que más bien parece tratarse de un accidente.

Hace unos días, el cruceiro de la Plaza Jacinto Benavente de Madrid, un regalo de Galicia a la capital realizado en 1982, acabó tristemente destruido. Ayuso publicó este fin semana un tuit sobre el suceso hablando de "unos vándalos" y aseguró: "Se empieza por lugares de culto, por atacar valores y sensibilidades, y se sigue así". Buxadé, fue más alla y afirmó: "El odio al cristianismo se extiende por las calles de España". Y añadió: "No es vandalismo, es odio religioso". En las redes, las clásicas cuentas anónimas con banderas de España siguieron rápidamente el camino marcado, haciendo el resto, hablando de iglesias ardiendo y de la República.

Desde Maldita Hemeroteca han comprobado que no hay pruebas de que el cruceiro fuera destrozado por "unos vándalos" ni de que fuera un acto de "odio religioso". En su pieza aseguran que la Policía Municipal de Madrid indica que la estatua fue derribada por "un integrante de un grupo musical" que se subió a ella "mientras estaba tocando en el lugar". Además han comprobado que el informe policial no señala en ningún momento que fuera un acto vandálico o de "odio religioso". La Policía Nacional también les ha asegurado que no hay constancia de que fuera un acto vandálico ni de que haya denuncia alguna. Por su parte, Eldiario.es ha hablado con testigos del suceso, trabajadores de la zona, que hablan de un "accidente" y que coinciden en apuntar a una persona que se subió al cruceiro y este cayó.

Un tuitero que publicó una foto el día 6, antes de la polémica, coincide también en que no fue un acto vandálico:

No es la primera vez que surgen bulos en las redes que tratan de vender supuestos actos de odio religioso en España. Hace unos meses se movió en redes, en whatsapps y en algunas webs, que "la quema de templos" había comenzado. La realidad, una vez más, era otra. Según la Policía se trató de un acto vandálico, por el que se quemaron varios contenedores en Écija (Sevilla) y uno estaba al lado de una iglesia, a la que afectó de forma "casual".

Muchos tuiteros han visto la jugada y lo han comentado en las redes:

En este artículo