TwitterLa ocurrente llamada de socorro de un joven que se coló en el directo del sorteo de la Lotería de Navidad

Por

Hay veces que cuando los métodos tradicionales de comunicación no funcionan, hay que recurrir al ingenio y a las nuevas tecnologías para que te hagan caso. Eso es lo que le pasó a un joven el miércoles, día en el que se celebró el sorteo de la Lotería de Navidad. La cuestión es que durante la retransmisión en La 1 de TVE las presentadoras iban leyendo mensajes escritos en Twitter por los espectadores con el correspondiente hashtag.

Hasta que uno llamó especialmente la atención. Era una llamada de socorro, una petición de intervención inmediata, una voz que pedía ayuda… desde el rellano de su casa. El usuario @blacnew escribía lo siguiente: "Poned en la tele que me abra la puerta mi padre que está viendo el sorteo y no se entera. Fuera hace un frío que no veas". 

El momento, que ya forma parte de la historia de la televisión, se puede localizar en la hora y 30 minutos de vídeo:

Todo esto, obviamente, es si nos creemos la versión del joven. Que también pudiera pasar que fuéramos objeto de una inocentada, ahora que estamos cercanos a la fecha.

Pero bueno, si nos dejamos llevar por la imaginación, la situación podría ser la siguiente. Ese padre con sus pantuflas, la bata, café en mano, en su sillón y la tele a todo trapo con el canturreo incesante de los niños de San Ildefonso y sus "mil euroooosssssss". Mientras, a escasos metros de él, un hijo recién llegado de comprar el pan, abrigado hasta las cejas, con ganas de entrar en casa, porque en el pasillo de la comunidad corre un biruji interesante. Pero ni caso, el timbre a punto de quemarse y ahí sigue, sin que su padre se entere de nada. Menos mal que tiene el móvil a mano y una mente despierta. Abre su Twitter y la magia surtió efecto.

Bromas aparte, entendemos que el buen progenitor reaccionó de su embelesamiento cuando la presentadora del sorteo se dirigió directamente a él. "Por favor, buen señor, abra la puerta de su casa. Tiene a su hijo en el felpudo esperando".

El chico logró entrar en su casa y aprovechó el momento de gloria que empezó a vivir en Twitter para hacerse una autopromo. Bien que hizo, claro que sí. Que lo abrirse paso en el mundo de la música está muy chungo.

Pero ahí no quedó la historia de nuestro amigo, Juan Gómez dice que se llama. Ante el aluvión de mensajes, menciones y notificaciones, su móvil estuvo todo el día al borde del colapso. Y él, agradecido y abrumado, quiso escribir su sensación al día siguiente. Y cuánta razón tiene: "La peña que recibe esto a diario cómo coño vive".

Seguiremos sus pasos… desde hoy Tremending tiene nuevo fan.

Más de Tremending