/ Viral

Quevedo en el videoclip de su canción 'La última'.
Quevedo en el videoclip de su canción 'La última'.
Quevedo
Quevedo en el videoclip de su canción 'La última'.

Quevedo vuelve a los escenarios con el debate de fondo sobre su cambio físico

Tras varios meses desaparecido de las redes sociales, el artista canario reapareció ante más de 23.000 personas en el Big Sound Festival de Valencia. Lejos de celebrar su vuelta, todos los comentarios se centraron en su cambio físico.

Laura Cuesta

Quevedo llevaba cinco meses desaparecido de la esfera pública. Tras publicar La última, el canario decidió tomarse un descanso de la música y todos sus fans le perdieron la pista. La espera se hizo larga, pero el pasado 29 de junio sus seguidores pudieron volver a verlo en directo después de esta pausa. El intérprete de Columbia se subió al escenario del BigSound de Valencia ante más de 23.000 espectadores.

Sin embargo, su vuelta a los escenarios por asuntos artísticos no fue sólo lo que ocupó los titulares de la prensa. Todos dirigieron su mirada hacia el evidente cambio físico que había experimentado el artista de Las Palmas, que dejó verse mucho más musculado y delgado de lo que anteriormente había estado.

“El impresionante cambio físico de Quevedo tras seis meses desaparecido”. “Quevedo reaparece con un espectacular cambio físico que ha revolucionado a sus fans”. “Quevedo deja en shock a todo el mundo con un espectacular cambio físico”. 

Estos son sólo algunos de los titulares que los medios compartieron en aquellos días, siguiendo la estela de los comentarios al respecto que se viralizaron en redes sociales. Miles de usuarios se lanzaron a comentar la “espectacular transformación” del artista en sus cuentas de X (antes Twitter).

La presión estética

Los comentarios alabando el cambio físico del artista compartieron terreno con aquellos que criticaron que el cuerpo de Quevedo recibiera tanta atención. “Mira que somos superficiales, el cuerpo de Quevedo en el punto de mira. Nos podemos hacer preguntas más interesantes, como: ‘¿Lo hace por salud? ¿Se siente bien con ese cambio? ¿Ha utilizado alguno de estos fármacos nuevos para bajar de peso?’. ¡Esperemos que sea algo voluntario!”, comentó el enfermero Pedro Soriano en su cuenta de X. 

El periodista Adolfo Rodríguez también se unió al debate. “Ojalá nadie le haya hecho creer que su talento se incrementaría por ir al gimnasio y lucir cuerpo normativo; ojalá no interiorizara el ‘nada es suficiente’ tan común en el sector. Ojalá su mente esté bien”, señaló en su perfil.

La presión estética que sufren los artistas no es nada nuevo: este fenómeno está profundamente arraigado en la cultura de las celebrities. Los artistas, especialmente aquellos que se dedican a la música, al cine y a la moda, se enfrentan a expectativas irreales sobre su apariencia física. Esto pasa por mantener un peso específico o cumplir con ciertos cánones de belleza, entre otros asuntos. La presión para cumplir con estos estándares puede llevar a problemas de salud mental como ansiedad, depresión y trastornos alimentarios. Y, en muchos casos, lleva a pasar por el quirófano para someterse a retoques estéticos.

El caso de Laura Escanes

Días después de Quevedo, fue Laura Escanes quien se convirtió en el punto de mira. La influencer lleva meses recibiendo un aluvión de comentarios acerca de su físico. Algunos hasta se han atrevido a preguntarle directamente si había engordado. La creadora de contenido decidió zanjar el tema, criticando a las personas que se atreven a opinar del cuerpo de los demás sin saber la situación que están atravesando.

“Sí, he engordado. De hecho, he engordado unos siete kilos respecto al agosto del año pasado. Agosto, el cual me pasé llorando, sin comer, completamente infeliz y llegué a pesar lo mismo que pesaba cuando tenía 18 años. No estaba en mi peso real. Pero los comentarios que recibía eran: ‘Ay, qué cuerpazo, qué delgadita, qué guapa”, señaló la influencer en su perfil de Instagram.

“He engordado. Pero estoy sana, mentalmente, tranquila, estable, con salud, sin ansiedad, sin sufrir, feliz. Así que antes de juzgar a alguien por su peso, sin saber sus circunstancias personales ni su historia, mejor ahórratelo porque no sabes en qué momento está y el daño que podemos hacer”, añadió.

Un camino por recorrer

Los comentarios sobre el cuerpo de Quevedo o Laura Escanes no hacen más que perpetuar estándares de belleza tóxicos y no realistas, que no solo afectan a los artistas y creadores sino también al público en general. Especialmente a los jóvenes, que buscan en estos perfiles modelos a seguir.

“Estamos repletas de cosas que ofrecerle al mundo, con muchísimo que decir y contar. Sin embargo, se nos sigue reduciendo al cuerpo que tenemos. Es de verdad algo que no puedo entender. Me encantaría entenderlo. ¿Quién gana con esto?”, reflexionaba la creadora Teresa López Cerdán en una entrevista para UwU. “Aunque estoy muy contenta de que al menos este tema se cuestione y se ponga en debate. Que los medios de comunicación digan ‘esta chica ha cogido peso’ y la gente en Internet diga ‘eh, para el carro’ ya es un avance”, sentenció entonces.