Los Pirineos son esa cordillera montañosa espectacular que sirve de frontera entre España y Francia. Cada lugar de este espacio natural es perfecto para descubrir y practicar muchas actividades de turismo activo, así que a veces es difícil cuál escoger entre todos ellos cuando nos acercamos a visitarlo.

Por nuestra parte, vamos a recomendarte algunos de sus sitios más especiales. Estos son nueve rincones mágicos en los Pirineos que te animamos a descubrir en tus paseos de primavera o verano. Si los tienes cerca, no tienes excusa.

1Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo (Pirineos)
Fuente: Flickr/mongider CC BY-SA 2.0

En Huesca (Aragón), el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, catalogado como tal desde 1982, se localiza el cañón de Añisclo, erosionado por el río Bellós a lo largo de 25 kilómetros, en la comarca de Sobrarbe. En el entorno también puedes ver numerosas cascadas el puente de San Úrbez, la ermita de San Úrbez y el molino de Aso. Y no dejes de recorrer alguna de las rutas de senderismo de la zona.