Braga, una de las ciudades más bonitas de Portugal se encuentra en el interior, muy cerca de la frontera con España. Esta localidad milenaria sorprende a todo aquel que la conoce por la riqueza de su patrimonio, la belleza de su entorno y la hospitalidad de sus gentes, que reciben al viajero con los brazos abiertos.

Si todavía no conoces este destino, que cuenta con una de las universidades más destacadas del país, te aconsejamos que no te lo pierdas y te contamos qué ver en Braga, la joya del norte de Portugal, para que no se te pase por algo ninguno de sus rincones más emblemáticos.

Sé de Braga

catedral de Braga
Fuente: Wikimedia/Francisco Anzola CC BY 2.0

La ciudad de Braga es conocida como «la Roma de Portugal», así que como puedes suponer, cuenta con una riqueza patrimonial excepcional en cuanto arquitectura y arte religiosa. Pero no solo eso, puesto que sus orígenes se remontan al Imperio Romano, cuando la fundó Augusto y la bautizó como Bracara Augusta.

Destaca por encima de todo la catedral o Sé de Braga (R. Dom Paio Mendes, 4700-424 Braga), la más antigua de las catedrales del país. Su construcción se remonta al siglo XI y fueron los primeros reyes del país, don Enrique y doña Teresa, los que la ordenaron levantar.

No dejes de visitar su interior y admirar el claustro, la pila bautismal y la estatua de Nossa Senhora do Leite, entre otras de sus maravillas y visita el Museu do Tesouro da Sé, el museo catedralicio, con una valiosa colección en la que se expone la cruz que portó Pedro Álvares Cabral para el Brasil, que utilizó en la primera misa celebrada en aquellas tierras y gran cantidad de reliquias.

Centro histórico de Braga

Braga
Fuente: Flickr/ Otávio Nogueira CC BY 2.0

Después de la visita de la catedral, callejea por el centro de la ciudad y descubre sus numerosos edificios históricos e iglesias, pues en ella pueden contarse hasta 40 templos. Admira el dieciochesco Arco da Porta Nova (R. Dom Diogo de Sousa 127, 4700-424 Braga), el Teatro Circo (Av. da Liberdade 697, Braga) y el Palacio do Raio (Braga Norte 920, 4700-327 Braga).

Para a tomar algo en alguna de las terrazas de la Plaza de la República, donde encontrás cafés históricos, contempla la torre principal del antiguo castillo y continúa hasta los hermosos jardines de Santa Bárbara, al lado del Palacio Episcopal (Praça Mun., 4820-142 Braga).

Termas romanas de Maximinos

Otra de las visitas imprescindibles de Braga son las Termas Romanas do Alto Cidade (R. Dr. Rocha Peixoto 13, 4700-043 Braga), también denominadas s Termas Romanas de Maximinos, llamadas así por el nombre de la colina en la que se alzan, que encontrarás a unos 550 metros de la catedral de Braga. Las termas estuvieron en funcionamiento entre el siglo II y el siglo V y, en la actualidad, están catalogadas como Monumento Nacional.

En las proximidades se localiza el Museo Arqueológico D. Diogo de Sousa (R. dos Bombeiros Voluntários s/n, 4700-025 Braga). Aquí podrás descubrir la historia más antigua de la ciudad, tal y como la narran las piezas que en él se exponen. Los fondos se distribuyen en varias salas que, cronológicamente, realizan el recorrido histórico desde el Paleolítico hasta la época romana.

Si dispones de tiempo, resulta recomendable asimismo el Museo de Biscainhos (R. dos Biscaínhos s/n, 4700-415 Braga), en un palacio barroco del siglo XVI. En él se exponen destacadas piezas de mobiliario, pinturas, cerámica y otras artes decorativas de entre los siglos XVII y XVIII.

Santuario de Bom Jesus do Monte

Santuario Bom Jesus
Fuente: Pixabay/lucianacastelli

Uno de los lugares más especiales de Braga es el Santuario de Bom Jesus do Monte (Estrada do Bom Jesus, 4715-056 Tenões), ubicado a las afueras de la ciudad. Este conjunto monumental, rodeado de jardines y espacios boscosos, no deja indiferente a nadie. Su espectacular escalinata, que representa un via crucis, a través de 17 rellanos en los que verás fuentes, estatuas y decoración de azulejos, te conducirá hasta la iglesia del siglo XVIII. Las subida de los 600 escalones merece la pena. Así que si estás en buena forma no lo dudes.

Puedes acercarte a descubrir este lugar a pie o en coche, pero también tienes la opción de subir en un funicular muy especial: el primero que se instaló en el país, en el año 1882, y que salva el desnivel de 300 metros en 3 minutos. LAs vistas desde el santuario son increíbles y ofrecen una de las panorámicas más conocidas de la ciudad de Braga.

En los alrededores también merecen la visita el Santuario de Nuestra Señora de Sameiro (Av. Nossa Sra. do Sameiro 44, 4715-616 Braga) y la iglesia de Santa María de Falperra. Y alejándote del centro puedes ir a conocer el monasterio de San Martín de Tibães (R. do Mosteiro 59, 4700-565 Parada de Tibães).

Si te apetece planear una excursión cercana desde Braga, recuerda que a 20 minutos en coche del centro de la ciudad se localiza Citania de Briteiros (Estrada Nacional 309, km 55, 4805-181 Salvador de Briteiros), un espectacular castro que puedes recorrer al completo, en la cima del monte de São Romão, desde donde contemplar amplias vistas panorámicas del entorno.