Portugal está lleno de sitios maravillosos y sus pintorescos pueblos son algunos de ellos. Si no conoces las regiones más hacia el norte del país, como las Beiras, el Douro, el Minho y Trás-os-Montes, te estás perdiendo algunos de los lugares más mágicos donde disfrutar de experiencias inolvidables.

Así que aprovechamos la apertura de fronteras y la llegada del buen tiempo para recomendarte algunos de los pueblos más bonitos del norte de Portugal, en los que descubrir de otra forma nuestro país vecino y planear más de una escapada.

1Ponte de Lima

Ponte de Lima
Fuente: Pixabay/vjgalaxy

Uno de los pueblos más bonitos del norte de Portugal se encuentra muy próximo a la frontera gallega. Nos referimos a Ponte de Lima. Esta localidad a orillas del río Lima, el famoso Leteo o río del Olvido para los antiguos romanos, cuyas aguas cruzaron las tropas de Décimo Julio Bruto, cuenta con un hermoso casco histórico.

Entre su patrimonio destaca el puente romano, las antiguas murallas, el Museu dos Terceiros, con el convento de Santo António dos Frades y la iglesia de la Ordem Terceira de São Franciscola, así como la Torre de São Paulo y la Torre de Cadeia Velha. Ten en cuenta que, en su entorno, puedes dar paseos a caballo, apuntarte a catas de vinos en la Adega Cooperativa de Ponte de Lima y acercarte hasta el campo de golf de Ponte de Lima.