Las playas de San Diego se mantienen abiertas el día de la fiesta nacional

  • Agencia Atlas
La costa de San Diego estaba ayer así, abarrotada de gente sin distancia social y sin mascarilla. Aglomeraciones que se teme que se repitan hoy con motivo de la fiesta nacional, porque allí las playas se mantienen abiertas. Sí han cerrado en Los Ángeles, donde también están prohibidos los fuegos artificiales, y en Florida. En Miami habrá toque de queda nocturno. Más de veinte estados han impuesto restricciones preventivas en el 4 de julio más descafeinado de las últimas décadas. Con casi 2.800.000 contagios, el coronavirus mantiene en jaque al país. Aún así Donald Trump tuvo anoche sus fuegos artificiales en este acto en Dakota del Sur, con 7.500 asistentes y sin mascarillas obligatorias. El presidente criticó lo que denomina "fascismo de extrema izquierda" y atacó lo que considera "una campaña despiadada" para retirar estatuas y monumentos. El mandatario preside hoy otro acto en Washington, aunque la curva de la pandemia sigue aumentando en la mayor parte del país y toca de cerca a su familia: la novia de su hijo mayor ha dado positivo por coronavirus.