Público
Público

10.500 millones vuelven a invertir en los bancos de España e Italia

En lo que va de año, el Ibex se coloca con una ganancia del 1,61%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vuelve el dinero fugado de las bolsas de Europa. Vuelve la inversión que había salido espantada, sobre todo de la banca de España e Italia, los dos países colocados en el punto de mira de los especuladores mientras Europa se decidía a poner solución a la nueva crisis griega. Las noticias llegadas desde Bruselas enamoraron a los inversores. Les gustó el apoyo a Grecia, porque supone en realidad asegurar que la banca del continente no tiene una bomba de relojería en sus balances, en forma de bonos públicos del país heleno. Pero también que no saliese adelante en la forma planteada la tasa bancaria, que quería recaudar hasta 30.000 millones de euros para destinarlos al rescate.

En total, ayer entraron en las principales entidades financieras de los dos países mediterráneos 10.514 millones de euros, de los que cerca de 2.840 millones correspondieron al Banco Santander, cuya capitalización bursátil aumentó un 4,42% en la jornada. Le siguió por dinero captado (2.435 millones) el italiano Intesa Sanpaolo, fuertemente castigado especialmente la semana pasada y el lunes, que experimentó una subida en la jornada del 9,54%. El tercero que más aumentó su capitalización en valores absolutos fue el BBVA, con 1.980 millones captados que incrementaron su valor en Bolsa un 5,54%.

El Santander se revaloriza en el día en 2.840 millones de euros

Los parqués del Viejo Continente recibieron, en general, dinero con tal abundancia que tres de ellos ya arrojan ganancia con respecto al inicio del año. Uno de ellos es del país hacia el que todo era desconfianza el lunes: España. El Ibex se anota ya una ganancia en el año del 1,61% (superando los 10.000 puntos), sólo por detrás del germano Dax, que gana en el año un 5,44%.

El acuerdo europeo se recibió también con alegría en los mercados de renta fija. Las primas de riesgo de los países periféricos (o diferencia entre la rentabilidad que se exige a sus bonos a 10 años respecto a los alemanes) se relajaron, demostrando la huida de los especuladores, así como hasta qué punto una Europa unida puede considerarse un ancla de seguridad para los países que la componen.

La prima española baja hasta 284 tras haber tocado los 370 en esta crisis

La prima española cayó hasta los 284 puntos básicos (es decir, al bono español se le exigían en el mercado de compra y venta o secundario 2,84 puntos porcentuales de rentabilidad más que al bund alemán). En total, al bono español se le pedía un 5,7% de interés, porcentaje que ha llegado a superar el 6% en esta nueva ola de la crisis de deuda, con una prima que llegó a los 370 puntos básicos.

El castigado bono portugués también sintió cierto alivio, aunque en su caso la rentabilidad exigida sigue siendo un insoportable (para sus arcas públicas) 11,61%.