Público
Público

El 15-M entra en la aldea del reggae

Representantes del movimiento se citan en el Festival Rototom para discutir los retos de cara al futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cada jornada del Rototom Sunsplash, que se celebra hasta el 27 de agosto en Benicàssim, comienza con el sol asomando por las tiendas de los más de 12.000 acampados que disfrutan del mayor festival de reggae de Europa, que alcanza una media de 24.000 asistentes diarios. Las mañanas en esta pequeña aldea de paz y amor son tranquilas: unos duermen, otros meditan y el resto, la gran mayoría, emigran hasta la playa de Beni-cássim hasta que se inician los conciertos ya bien entrada la tarde.

Pero ayer, unas 250 personas decidieron quedarse en el recinto de festivales para asistir a uno de los debates clave del Foro Social del Festival: Error de sistema. Reinicie, por favor: el futuro del 15-M. Carlos Paredes, portavoz de Democracia Real Ya, Enric Durán, de Acampada Barcelona, y Lola Matamala, de Acampada Sol, opinaron sobre el movimiento, sus ideales, sus posibilidades y su futuro a corto plazo.

Lola Matamala cree que el movimiento 'tendrá que enfrentarse a diálogos con partidos'

Aunque se trataba de un debate, acabó convirtiéndose en una asamblea parecida a la de cualquier barrio o pueblo español, donde el público tuvo oportunidad de preguntar y exponer sus puntos de vista acerca del movimiento. También esta noche podrán hacerlo en una asamblea oficial que tendrá lugar en el mismo espacio, el Foro Social, a las 21 horas.

Lola Matamala arrancó asegurando que no es fácil dar un pronóstico sobre el futuro del 15-M porque 'depende de millones de personas', pero está segura de que 'esto sólo acaba de empezar'. Matamala explicó que el 15-M debe seguir con la 'expansión' y conseguir que 'sus tentáculos se acerquen de forma autónoma a pueblos, ciudades y el medio rural'. Enric Durán apuntó a que se debe 'cuidar' las asambleas porque son la 'base orgánica del movimiento'. Por su lado, el representante de la Acampada de Barcelona aclaró que pese a la necesaria descentralización del movimiento, se encuentran en pleno proceso de coordinación estatal. 'Tenemos que ser capaces de coordinar algunas de nuestras acciones en momentos claves como el próximo 20-N. No hay que dar imagen de desconcierto'.

Las luchas internacionales son otro punto clave en la evolución del 15-M. En este sentido, Carlos Paredes recordó la convocatoria de manifestación internacional del próximo 15 de octubre: 'Pensamos que el futuro del movimiento pasa por la internacionalización del mismo y por eso pedimos políticas globales'.

'Hay que salir del sueño de una candidatura del 15-M, pero sí iremos a la democracia directa'

Ese día saldrán a la calle ciudadanos en Italia, Portugal, Irlanda, Grecia, México y Chile, entre otros países. Además, el 17 de septiembre habrá una acampada frente a los poderes económicos de cada ciudad promovida por los neoyorquinos. 'Sucederá lo mismo en Sidney, Tokyo, Fráncfort, Londres, y en España se hará frente a la Bolsa de Madrid', explicó el portavoz de Democracia Real Ya.

El acercamiento a partidos políticos es otro de los puntos que preocupa. Matamala cree que el movimiento acabará posicionándose ideológicamente y puede que 'tenga que enfrentarse a diálogos con partidos'. En cambio, Carlos Paredes, explicó que Democracia Real Ya no ha tenido conversaciones con ningún partido y que por ahora no piensa hacerlo. 'Si en algún momento se hiciera, sería con varios partidos y con medios de comunicación, siempre abierto', matizó.

'Hay que salir del sueño de una candidatura política del 15-M', dijo el miembro de la acampada de Barcelona ante la pregunta de uno de los asistentes al debate. Durán opinó que el movimiento está aún en busca de una metodología que lo unifique y que ir al Congreso crearía divisiones. 'No tenemos capacidad ahora para hacerlo porque romperíamos el proceso', explicó. Lo que sí harán en las próximas elecciones es 'ir a por la democracia directa', utilizando el voto nulo con una papeleta del 15-M con las propuestas del movimiento o colocando urnas en la calle.