Público
Público

65 detenidos al desarticular una red que traficaba en la zona occidental de Cantabria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional ha realizado una operación contra el tráfico de drogas que se ha saldado con la detención de 65 personas, de las que 17 han pasado a disposición judicial y 11 han ingresado en prisión, y que ha permitido incautar 400 gramos de cocaína y 11,5 kilos de hachís.

Además, en la denominada "Operación Pocholo" (por el alias empleado por el presunto cabecilla) se han incautado 640 gramos de marihuana, 49 plantas de marihuana, 250 pastillas anabolizantes, 12.000 euros, un arma de fuego y seis armas blancas, y efectos que se emplean en el tráfico de sustancias.

Se trata de la segunda operación de mayor dimensión de las que se han realizado en Cantabria contra el tráfico de drogas, tras la "Operación Anaconda", que concluyó con 78 detenidos y 4 kilos de cocaína intervenidos, y que permitió desarticular una red que operaba en el sur de Cantabria y el norte de Palencia.

Las investigaciones para desarticular esta red que actuaba en la zona occidental de la región (principalmente Torrelavega, Suances y San Vicente de la Barquera) se iniciaron en mayo del pasado año y las detenciones se han realizado en distintas fases. La operación no se da por concluida y esta misma mañana se esperaba que hubiera dos detenidos más.

Según la Policía, los cabecillas distribuían la droga aprovechando los bares que regentaban, dos en Suances y uno en Torrelavega. Los agentes, tras conocer esa actividad, identificaron a sus propietarios, R.A.L., de 27 años, alias "Perto", I.M.A., de 42 años, "Pocholo", el líder del grupo, y R.D.M., de 19 años, "Zalo", y hacen un seguimiento para obtener pruebas.

Así, los agentes conocen que inicialmente "Pocholo" es quien dirige y coordina al resto, aunque, pasado el tiempo, algunas de las personas que trabajaban para él van creando sus propias redes de distribución en sus zonas de influencia respectivas.

En junio, las investigaciones dieron los primeros resultados con la detención de A.M.M., de 28 años, en la Estación de Autobuses. En ese momento la incautaron una tableta de 250 gramos de cocaína, que llevaba adosada a la espalda.

Un mes más tarde, la Policía detuvo a cuatro personas más, a las que incautaron 11,5 kilos de hachís y que están en prisión. Entre ellas, están R.A.L. ("Perto"), que, según la Policía, en principio era distribuidor de "Pocholo" y después montó su propia red.

En el mes de noviembre, los agentes arrestaron a doce personas más. Una de ellas era el presunto cabecilla del grupo, "Pocholo", y se intervinieron 50 gramos de cocaína, además de hachís y marihuana, un revólver y armas blancas.

Este mismo mes de enero se detuvo a R.D.M. ("Zalo", acusado de distribuir cocaína, hachís y marihuana inicialmente para "Pocholo" y después a través de su propia red. Además, se ha arrestado a otras 46 personas, vinculadas con una estructura que, según la Policía, podía llegar a mover unos 200 gramos de cocaína semanales.

Según la Policía, inicialmente estas redes actuaban conjuntamente, pero después fueron funcionado de forma independiente como consecuencia de enemistades y de las detenciones.

Con todas estas actuaciones y las declaraciones de los implicados se ha podido trasladar al juez una amplia documentación con vistas a la instrucción de la causa.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, y la jefa Superior de Policía en la comunidad autónoma, Pilar Allué, han destacado la importancia de esta operación y el "arduo" y "paciente" trabajo realizado por los agentes que han intervenido en ella.

Ibáñez ha subrayado el "éxito" de las investigaciones que ha realizado la Policía desde hace meses para desmantelar esta red que manejaba gran parte de la distribución de droga en las zonas central y occidental de la región.