Público
Público

La abstención de PP, CiU y PNV permite recuperar el impuesto de patrimonio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha sacado adelante el decreto ley que reactiva por dos años el impuesto de patrimonio gracias al apoyo de la izquierda parlamentaria (ERC-IU-ICV) y a la abstención de PP, CiU y PNV, a pesar de que todos ellos arremetieron contra la medida por su supuesta ineficacia.

El debate, marcado por el fin de la legislatura y el adiós de la vicepresidenta, Elena Salgado, ha reflejado el malestar de los grupos parlamentarios por una recuperación del impuesto que han tachado de electoralista, aunque ellos mismos no han querido dejar constancia clara de su rechazo.

En la defensa del decreto ley, Salgado ha alegado que la vuelta del impuesto, con el que se aspira a recaudar 1.000 millones de euros de 160.000 contribuyentes, servirá para reforzar la estabilidad presupuestaria y potenciar la equidad.

También con el objetivo de no perjudicar a las clases medias, según el Gobierno, el mínimo exento se eleva a 700.000 euros y se aumenta hasta 300.000 euros la cantidad que no tributa por vivienda habitual.

La vicepresidenta, que durante el debate se ausentó para viajar a Washington, ha insistido en que se respeta la capacidad normativa de las comunidades autónomas y en que no afecta a las compensaciones ya previstas en la Ley de Financiación Autonómica.

Tras la votación final, el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha señalado al respecto que se verá cuál es el mecanismo jurídico para evitar que las comunidades autónomas cobren dos veces del Estado por el impuesto de patrimonio, una circunstancia que, a su juicio, no es lógica.

Sobre la votación, ha llamado la atención sobre la actitud del PP, partido que ha dicho "por activa y por pasiva" que no le gusta el impuesto, pero que hoy se ha limitado a abstenerse porque "saben que los españoles creen que es justo", ha dicho.

Durante su intervención en el debate, el portavoz del PP, Cristóbal Montoro, ha criticado al Gobierno por no tomar medidas eficaces contra la crisis y por hacer, en su lugar, un guiño electoral al candidato socialista a pesar de que él mismo ha calificado de "incorrecto" el planteamiento del impuesto.

Además, se ha referido al hecho contradictorio de que el Gobierno lo recupere ahora cuando en 2008 lo había retirado por ser ineficaz, ineficiente e injusto al recaer en las clases medias.

También el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre ha acusado al Gobierno y al candidato de tener una actitud "poco seria y con gran dosis de demagogia, oportunismo y populismo".

Ha recordado además que "como sabe" el propio PSOE este impuesto "no va a afectar en absoluto" a las grandes fortunas, ya que disponen de mecanismos "perfectamente legales" para eludirlo, y "los que vuelven a pagar su gran improvisación fiscal volverán a ser las clases medias".

El portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, ha resaltado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "vendió" que bajar impuestos era de izquierdas, y ahora Rubalcaba intenta desmarcarse y hacer un guiño a los desencantados.

También los diputados del Grupo Mixto han sido muy críticos con las formas "poco serias" con las que se recupera el impuesto en un "gesto electoral a la desesperada" y confuso para las comunidades autónomas, ya que por ejemplo en Navarra UPN ha anunciado que no lo aplicará, mientras el PSOE, su socio de gobierno, "calla" (Uxue Barkos, Nafarroa Bai).

Pese a calificarlo como "parche sin credibilidad", los representantes de IU-ICV, ERC y BNG han votado a favor, y Nuria Buenaventura (ICV) ha considerado que la medida "se acerca en parte" a lo que han venido defendiendo desde que se eliminó el tributo del patrimonio en 2008 "en la cresta de la burbuja".