Público
Público

Sin acuerdo, a tres días del límite para la deuda

Los malos datos económicos avivan el debate político

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barack Obama, instó ayer de nuevo a un compromiso bipartidista para resolver el techo de la deuda, al recordar que la economía estadounidense sigue estando "frágil" y no puede permitirse suspender pagos en tres días.

Frágil es la palabra, vistos los últimos resultados de la economía. La actividad de EEUU creció a un ritmo anualizado del 1,3% entre abril y junio, seis décimas menos de lo previsto. El Departamento de Comercio dio otra mala noticia al corregir sus estimaciones del primer trimestre del año: la economía no creció al 1,9%, como se había calculado, sino al 0,4%. La forma estadística de medir el crecimiento en EEUU diverge de la europea, de ahí esas fuertes oscilaciones, que son inauditas con el sistema que impone Eurostat.

Las cifras ajustadas muestran que la recesión, iniciada en diciembre de 2007 y concluida oficialmente en junio de 2009, asestó a la economía un golpe mayor de lo calculado. Entre el último trimestre de 2007 y el segundo de 2009, la mayor economía del mundo se contrajo un 5,1%, un punto más que la primera estimación del 4,1%. Y las noticias no son buenas para el futuro. El consumo, que en EEUU equivale a más de dos tercios del PIB, creció un 0,1% entre abril y junio, el menor incremento desde el segundo trimestre de 2009. En este contexto, Obama apeló al sentido común. "Hay muchas maneras de salir de este embrollo, pero nos estamos quedando sin tiempo", dijo en una breve intervención televisada.

Como ya hizo el pasado lunes, el presidente pidió a sus conciudadanos que llamaran a sus congresistas para protestar y esta vez lo tuiteó: "Es hora de dejarse de partidos. Si queréis un acuerdo bipartidista, mandad un mensaje al Congreso. Llamad, mandad un email o un twitter. B.O".

Anoche seguía sin haber atisbo de acuerdo. Los republicanos, que han propuesto su propio plan, peleaban por forzar una votación en la Cámara de Representantes donde son mayoría, algo que ya habían intentado el jueves y que se frustró por las artimañas del Tea Party. Dick Durbin, demócrata por Illinois resumió así la situación: "el partido del no ha dicho no a su propio partido".

El plan de Boehner, que sólo eleva el tope de la deuda hasta finales de año, lo que puede volver a abrir el debate para 2012, "no resuelve el problema", dijo Obama, que amenaza con vetarlo. "Lo que ahora está claro es que cualquier solución para evitar la suspensión de pagos debe ser bipartita", agregó el presidente.