Público
Público

Adelgazar reduce el riesgo de complicaciones durante el embarazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Rachael Myers Lowe

Adelgazar el sobrepeso luegode dar a luz es una batalla para muchas madres primerizas, peroperder unos 5 kilos ayudaría a las mujeres con una complicaciónriesgosa en el primer embarazo a evitar su reaparición con elsegundo bebé.

La preeclampsia -aumento de la presión-, la proteína enorina y la inflamación cada año afectan al 5 por ciento de lasmujeres embarazadas en Estados Unidos.

"Puede ir más allá que el aumento de la presión: puedeafectar el hígado, los riñones y el sistema de coagulación dela sangre", precisó la doctora Dorothea Mostello a ReutersHealth.

Es una de las principales causas de muerte materna en elmundo desarrollado.

Mostello, de la Escuela de Medicina de St. Louis, es laautora principal del estudio publicado en Obstetrics andGynecology. Con su equipo, analizó cómo reducir el riesgo derecurrencia de la preeclampsia en un segundo embarazo.

Una investigación previa del mismo equipo había demostradoque el peso materno previo al embarazo es "uno de los factoresde riesgo más importantes de recurrencia (de complicaciones)".El equipo indagó si eso se aplicaba también al riesgo depreeclampsia.

Los autores analizaron las historias clínicas de casi18.000 mujeres de Misuri que habían tenido dos partos entre1989 y el 2005, y que habían desarrollado preeclampsia en elprimer embarazo.

Antes del segundo embarazo, 1.417 mujeres pesaban menos queantes del primero, 8.783 pesaban lo mismo y 8.798 habíanengordado. Las mujeres que pesaban lo mismo integraron el grupocontrol.

El 16 por ciento de las participantes desarrollópreeclampsia durante el segundo embarazo. El 13 por ciento delas que habían adelgazado entre los dos embarazos sufrió unarecurrencia de la complicación, comparado con el 15 por cientodel grupo control y el 19 por ciento de las que habíanengordado.

Una pequeña variación del peso materno entre los embarazos(5 kilos en las mujeres con sobrepeso promedio) "modificósignificativamente el riesgo de volver a desarrollarpreeclampsia" en todas las categorías de participantes según elpeso, destacó el estudio.

"Si una mujer tiene sobrepeso y adelgaza, la probabilidad(de que la preeclampsia reaparezca) es tan baja como en unamujer con peso normal, y si tiene sobrepeso y engorda, laprobabilidad es similar a las mujeres obesas. Y si una mujercon peso normal engorda, su riesgo será tan alto como el de unamujer con sobrepeso", resumió Mostello.

Los expertos ignoran por qué algunas mujeres desarrollanpreeclampsia y otras no.

Ser afroamericana y tener sobrepeso u obesidad seríanfactores de riesgo.

Aunque no se puede corregir la genética, las mujerespodrían reducir el riesgo a desarrollar esa complicación con"una disminución modesta, pero posible, del peso corporal antesdel embarazo", concluyó el equipo.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, septiembre del 2010.