Público
Público

Aerosol nasal con nicotina no ayuda a adolescentes fumadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

El aerosol nasal con nicotinano ayuda a los adolescentes fumadores a abandonar la adicción,por lo menos con su fórmula actual, señaló un estudio publicadoen la revista Pediatrics.

Los jóvenes que lo probaron se quejaron de quemazón en lasfosas nasales, mal aliento y otros efectos adversos, lo quehizo suspender el uso o emplearlo con poca frecuencia como paraser efectivo, concluyó el equipo dirigido por el doctor Mark L.Rubenstein, de la University of California en San Francisco.

"Es una de las formas más efectivas de reemplazo de lanicotina en adultos. Los efectos adversos desaparecen durantela primera semana", dijo Rubenstein a Reuters Health.

El equipo tenía grandes esperanzas de éxito porque el sprayes de muy rápida acción y le permite al paciente controlar ladosis.

Los adolescentes que participaron en estudios previos sobrela efectividad de los parches de reemplazo a menudo absorbíandemasiada nicotina, lo que les provocaba pesadillas ynerviosismo, o no recibían la cantidad suficiente como paraaliviar la abstinencia, explicó el autor.

El nuevo estudio incluyó a 40 adolescentes de entre 15 y 18años que habían fumado por lo menos cinco cigarrillos diariosen los últimos seis meses.

Al azar, asistieron a sesiones de consejería durante ochosemanas; recibieron el asesoramiento durante ocho semanas yademás el spray nasal durante seis semanas, o sólo se aplicaronel aerosol nasal por seis semanas.

El equipo controló la veracidad de la informaciónproporcionada por los adolescentes sobre la cantidad decigarrillos consumidos con un análisis de saliva para detectarel nivel de cotinina, subproducto de la nicotina.

A las 12 semanas, no se registraron diferencias entre losgrupos que usaron spray más asesoramiento o consejeríaúnicamente en cuanto al nivel de cesación tabáquica, lascantidades promedio de cotinina o de cigarrillos consumidos pordía.

El 57 por ciento del grupo que usó el spray lo abandonó ala semana. El 34,8 por ciento sufrió irritación nasal yquemazón y el 13 por ciento rechazó el sabor y el olor.

"Hubo algunos adolescentes a los que les gustó el aerosol yy lo usaron a diario, aunque lo hicieron en dosis mucho másbajas que las recomendadas", dijo Rubenstein.

Si bien se le indica al usuario que debe utilizar el spraycada vez que siente la necesidad de fumar, agregó el autor, esolo hizo sólo el 26 por ciento de los adolescentes.

Los comentarios sobre el spray fueron tan malos, según elinvestigador, que el equipo no pudo convocar másparticipantes.

Existen varios motivos de esto, opinó Rubenstein: losadolescentes serían más sensibles que los adultos a los efectossecundarios del fármaco, mientras que existe evidencia de queson un grupo al que simplemente no les gusta usar medicamentospor vía nasal.

También, agregó, a los adolescentes les costaría másabandonar el cigarrillo que a los adultos. El equipo estáplanificando estudios para investigar esa posibilidad.

"Estamos tratando de comprender la neuroquímica de laadicción en los adolescentes para saber cómo tratarla",concluyó Rubenstein.

FUENTE: Pediatrics, septiembre del 200i