Público
Público

Afganistán denuncia la muerte de varios civiles en un ataque de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las tropas dirigidas por EEUU han matado al menos a siete civiles en un ataque aéreo en el noroeste de Afganistán, afirmaron el jueves las autoridades afganas un día después de que el presidente denunciara que aviones militares habían matado a 40 civiles al sur del país.

El presidente, Hamid Karzai, advirtió que el problema de las bajas civiles es la mayor fuerte de tensiones con su principal aliado, Estados Unidos, y se dirigió al presidente electo, Barack Obama, para que convierta en su mayor prioridad detener la muerte de inocentes.

El ataque aéreo se produjo después de que un convoy conjunto de tropas afganas y estadounidenses fuera atacado el miércoles por grupos talibanes en el distrito de Ghormach de la provincia de Badghis, al noroeste, según las autoridades provinciales.

Abdullah, jefe del distrito, afirmó que siete civiles y 15 talibanes habían muerto en el ataque, aunque el responsable del consejo provincial, Qari Dawlat, elevó la cifra de civiles muertos a 30 citando a los habitantes locales.

Un portavoz del Ejército estadounidense dijo no conocer el asunto y añadió que se comprobaría el incidente.

No fue posible confirmar las acusaciones de forma independiente debido a la distancia y a la escasa seguridad en la zona.

El distrito de Ghormach, una zona de población pasthún en el norte, de mayoría tajik y uzbeka, ha experimentado en los últimos dos años un aumento constante en la violencia, retrasando la construcción de una carretera que conecta la Kabul con la zona oeste del país, y perjudicando las entregas de ayuda humanitaria.

Cientos de afganos han muerto este año en ataques aéreos estadounidenses, provocando un resentimiento creciente de la población contra la presencia de tropas extranjeras y abriendo una brecha entre Karzai y sus aliados occidentales.

Unas 4.000 personas, más de un tercio de ellas civiles, han muerto este año en la lucha contra los talibanes, que han aumentado el alcance y la escala de sus ataques para intentar acabar con el Gobierno respaldado por occidente de Karzai y expulsar a las tropas extranjeras.

Las fuerzas de la OTAN y de la coalición liderada por Estados Unidos desplegadas en Afganistán aseguran que se esfuerzan al máximo para evitar las bajas civiles, pero que los errores ocurren. Cientos de civiles han muerto en los ataques talibanes, especialmente en atentados suicidas y bombas colocadas junto a las carreteras.

Cinco personas, tres de ellas civiles, resultaron heridas el jueves en un ataque suicida producido junto a una oficina gubernamental en la provincia de Maidan Wardak, según las autoridades.