Público
Público

África levanta el boicot al diálogo climático de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alister Doyle y Gerard Wynn

Naciones africanas levantaron el martes el boicot que durante el día interrumpió las negociaciones sobre el cambio climático de la ONU, después de haber obtenido la promesa de países ricos de hacer más esfuerzos para ampliar los recortes de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero el grupo amenazó con repetir el boicot si para el miércoles no había progresos en las discusiones.

"Hemos sido capaces de llegar a una solución", dijo John Ashe, un funcionario de Antigua y Barbuda quien preside las negociaciones entre las partes sobre el existente Protocolo de Kioto de la ONU, a los delegados en el encuentro de 175 naciones en Barcelona, España.

Sin embargo, Pa Ousman Jarju de la delegación de Gambia, uno de los países que encabezaron el boicot de los africanos, advirtió que si ocurre "un fracaso (...) en los debates de mañana (miércoles), no tendremos otra opción sino una suspensión" de las conversaciones nuevamente.

Naciones africanas boicotearon algunos de los debates de las conversaciones sobre el clima de la ONU, como protesta por lo que calificaron como inadecuadas promesas de países desarrollados de reducciones de sus emisiones de gases efecto invernadero para el 2020, dentro de un pacto global a ser acordado en Copenhague el próximo mes.

"La gente en África está sufriendo, la gente está muriendo mientras los países desarrollados no están dispuestos a expresar (...) ambiciosas reducciones", dijo Kemal Djemouai, jefe del grupo africano, acerca del boicot en Barcelona.

Delegados africanos dijeron que sus naciones están más expuestas a sequías, inundaciones, incendios forestales, la desertificación, enfermedades y niveles crecientes del mar, según estudios la ONU, como resultado del calentamiento global causado principalmente por la quema de combustibles fósiles.

Bajo el compromiso del martes, seis de las 10 sesiones restantes sobre el Protocolo de Kioto en las reuniones del 2 al 6 de noviembre en Barcelona se centrarán en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los países industrializados, uno de los mayores obstáculos para un acuerdo en Copenhague.

Delegados de África dijeron que la modificación del cronograma de debates tuvo que ser acompañado de una voluntad real de recorte de las emisiones.

Naciones africanas piden a los estados desarrollados el recorte de emisiones en al menos un 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990, para el año 2020, mucho más profundo que los ofrecidos hasta la fecha de entre un 11 y un 15 por ciento.

Barcelona es la sesión final de Naciones Unidas antes de la reunión en Copenhague.

La ministra de Medio Ambiente española, Elena Espinosa, confirmó que la Unión Europea favorece una fusión de las negociaciones de Kioto con un pacto más amplio, en vez de extender el protocolo existente.

"Preferimos un único acuerdo jurídicamente vinculante", dijo a Reuters.