Público
Público

AI pide al Gobierno que "de un paso más" y llame al embajador iraní en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, ha pedido hoy al Gobierno que "de un paso más" en su rechazo a la ejecución de la iraní Sakineh Mohammadi Ashtianí y llame al embajador de Irán en España.

En declaraciones a los medios, Beltrán ha asegurado que aunque de momento esta mujer iraní, condenada a muerte por adulterio y por el asesinato de su marido por el régimen de Teherán, no ha sido ejecutada, se encuentra en riesgo de ejecución inminente.

El director de AI ha valorado los gestos realizados hasta ahora por el Gobierno, pero ha considerado que se trata de meras "acciones declarativas" en un caso en el que "se necesitan hacer más cosas".

Además de llamar al embajador iraní, el Ejecutivo español, según Amnistía Internacional, debería solicitar permiso a las autoridades iraníes para visitar en prisión a Sakineh Mahammadi Ashtianí y romper de esta manera la incomunicación a la que está sometida desde el pasado mes de agosto.

Ha subrayado la necesidad de seguir insistiendo en un doble sentido: para que no sea ejecutada y para pedir su liberación, ya que la acusación de adulterio es contraria a las normas del derecho internacional.

Además, ya ha cumplido su condena por participar en el asesinato de su esposo, por lo que si no es liberada AI considerará a Sakineh Mahammadi Ashtianí presa de conciencia.

Beltrán ha pedido también que se denuncie el acoso al que han sido sometidos los abogados de la iraní, uno de ellos, en el exilio, y el otro, detenido, así como el propio hijo de la acusada.

El director de AI ha recordado que actualmente hay 13 personas en Irán en peligro de ser lapidados (9 mujeres y 4 hombres).

Sakineh, de 43 años, fue condenada a muerte en 2006 tras ser declarada culpable de adulterio por mantener relaciones con dos hombres tras la muerte de su esposo.

Más tarde, también fue acusada de ser cómplice en el asesinato de su marido y desde entonces permanece ingresada en un cárcel de Tabriz, en el norte del país.

DISPLAY CONNECTORS, SL.