Público
Público

Alberto Ammann, un vampiro bueno en Antena 3

El actor de 'Celda 211' protagonizará un telefilme de dos capítulos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De funcionario de prisiones que trata de sobrevivir a un motín en la cárcel a vampiro. El actor Alberto Ammann va a dar un giro radical al rol que interpretó en la película Celda 211, por el que el pasado domingo ganó un  Goya al mejor actor revelación, al convertirse en un chupasangres, pero de los buenos, en un nuevo telefilme que prepara Antena 3, según ha podido saber Público.

En esta miniserie de 150 minutos divididos en dos capítulos, Ammann se pondrá los colmillos para luchar contra el mal y proteger a los jóvenes protagonistas de esta ficción, producida por Antena 3 Films y Notro televisión, que comenzará a grabarse en marzo.

Siguiendo la estela de la saga Crepúsculo y bajo el título inicial de No soy como tú, esta ficción profundizará en el aspecto más romántico y juvenil de la figura del vampiro, cuya cara más peligrosa quedará dominada por el amor. De hecho, el argumento de esta historia se centra en el primer amor de una joven pareja que tratará de superar los obstáculos para que su relación no se convierta en un romance imposible.

Pasión por los colmillos

Las historias de chupasangres triunfan en la literatura, el cine y la televisión. Un ejemplo de ello son las obras de Stephenie Meyer (Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse y Amanecer) cuya adaptación al cine ha reventado la taquilla y ha catapultado al estrellato a sus jóvenes protagonistas.

Esa atracción por la sangre, la eterna juventud y el misterio que rodea a estos personajes también se ha plasmado en televisión con títulos como Buffy Cazavampiros, estrenada en EEUU en 1997; Crónicas vampíricas, basada en las novelas de Lisa Jane Smith, y True blood, una ficción nacida de la saga Southern Vampire de Charlaine Harris que, de la mano de Alan Ball, ha apostado por una versión más carnal. Así, sea cual sea el envoltorio de la historia, parece estar asegurado que los vampiros van a seguir hundiendo sus colmillos en la pequeña pantalla por mucho tiempo.