Público
Público

Amano gana las dos primeras votaciones pero no tiene mayoría para presidir el OIEA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diplomático japonés Yukiya Amano ganó hoy las dos primeras votaciones en la Junta de Gobernadores del OIEA aunque no obtuvo la mayoría necesaria de dos tercios para hacerse con el cargo de nuevo director general del organismo nuclear de la ONU.

Fuentes diplomáticas confirmaron a Efe en Viena que Amano recibió 21 votos de los 35 miembros de la Junta, y su rival, el sudafricano Abdul Samad Minty, se hizo con 14, mientras que la segunda vuelta terminó con una ventaja de 20-15 para el candidato nipón.

La Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) inició hoy a puerta cerrada el proceso de elección de un nuevo director general que reemplace al egipcio Mohamed El Baradei, quien dirige la agencia desde 1997.

Para hacerse con el cargo, el candidato ganador necesita una mayoría cualifica de dos tercios en la Junta, o sea, al menos 24 votos.

El japonés, diplomático de carrera, es secundado, sobre todo, por los países industrializados, que esperan de él una gestión más "técnica" al frente del OIEA.

Minty, por su parte, es apoyado por los países emergentes y es un candidato con perfil más bien "político", similar al de El Baradei, premio Nobel de la Paz 2005.

A su vez, los países emergentes rechazan a Amano por ser demasiado cercano a las potencias occidentales, mientras que los occidentales acusan a Minty de ser demasiado comprensivo con el programa nuclear de Irán.

Si ninguno de los dos candidatos logra hacerse con la mayoría necesaria después de cuatro votaciones, el proceso de selección se abrirá de nuevo y nuevos candidatos podrán presentarse.

Un diplomático cercano al OIEA manifestó hoy a Efe que la Junta está "muy dividida" sobre los actuales candidatos.

"Ninguno de los dos cuenta con el apoyo necesario para garantizar un respaldo sólido para una futura gestión frente al organismo", destacó la fuente bajo la condición del anonimato.

El Baradei, de 66 años, se retira este año después de doce años al frente del OIEA, un organismo de carácter técnico que ha cobrado importancia política con las inspecciones nucleares en países como Irak, Libia, Corea del Norte e Irán.