Público
Público

Las amenazas de los obispos provocan chispas en todo el arco parlamentario

De PNV a CiU, pasando por el PSOE, los políticos instan a la Iglesia católica a que no intente legislar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La amenaza de los obispos de excomulgar a los políticos que voten a favor de la nueva ley del Aborto ha encendido los ánimos a lo largo y ancho de todo el arco parlamentario.

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha dicho que, a pesar de ser 'profundamente cristiano', no se siente afectado por las declaraciones del secretario de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, en las que advertía de que quien votara a favor de la ley del aborto está en pecado público.

Urkullu ha hecho estas declaraciones en TVE, al ser preguntado por las afirmaciones del también obispo auxiliar de Madrid, en las que aseguraba que los católicos no pueden apoyar el proyecto de ley del aborto, ni darle su voto, porque, si lo hacen, 'no pueden ser admitidos en la sagrada comunión'.

El dirigente nacionalista vasco se ha preguntado si Martínez Camino representa a todos los obispos y a todos los sacerdotes de la Iglesia católica y si ésta vive en la realidad social que afecta a la sociedad vasca y española.

'El Vaticano se está ahora planteando el admitir a sacerdotes de la iglesia anglicana' 

Ha recordado que el Vaticano incluso se está ahora planteando el admitir a sacerdotes de la iglesia anglicana aunque estén casados.

Tras señalar que la ley del aborto sólo intenta mejorar los fallos que tiene la normativa existente, Urkullu ha recalcado que el PNV no está acompañando el proyecto de ley, porque para eso ha presentado enmiendas para mejorarlo.

'No estamos condicionando que nadie vaya a hacer la práctica del aborto, eso es una cuestión personal de cada uno', ha subrayado, antes de añadir que lo que están haciendo es tratar de mejorar la ley.

El portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran Lleida, señaló hoy que el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, podría haber usado palabras 'mejores' sobre el sentido del voto de los diputados católicos ante la nueva ley del aborto, aunque precisó que 'no deben sorprender a nadie' porque forman parte desde hace muchos años de la doctrina de la Iglesia.

'(Martínez Camino) podría haber encontrado palabras mejores, pero no deberían sorprender a nadie porque esa postura forma parte del Derecho Canónico', señaló Duran en el Congreso de los Diputados. 'Cada uno que diga lo que quiera y cada diputado que vote en función de su conciencia', remachó.

Duran: 'Cada uno que diga lo que quiera y cada diputado que vote en función de su conciencia'

Por su parte, la diputada de UPyD, Rosa Díez, aseguró que no se siente 'aludida' por las palabras de Martínez Camino. Según dijo, ella acude al Parlamento a hacer leyes que intenten representar a la mayoría de los españoles y no 'a decir lo que es pecado'.

Para el portavoz adjunto del Grupo Popular, Alfonso Alonso, las palabras del también obispo auxiliar de Madrid fueron 'duras' y cree que 'hay otras maneras de expresar las cosas', aunque recordó que la Iglesia 'tiene el derecho de recordar a sus feligreses cuales son las normas de esta institución'.

Por su parte, el diputado socialista Carmelo López Villena se mostrado 'encantado' de ir a la 'hoguera' por apoyar la nueva Ley del Aborto y asegura que si esta actitud supone ser un 'hereje', le 'encantaría recibir por escrito las credenciales de excomunión'.

El diputado del PSOE escribe en su blog un artículo, recogido por Europa Press, que se titula: 'Sr. Secretario de la Conferencia Episcopal: yo voy objetiva y conscientemente a pecar apoyando la Ley del Aborto. Hagan ustedes mirarse sus pecados'.

'Yo votaré sí a la reforma de la ley del aborto', asegura el diputado, quien pide a la Iglesia que 'no aspiren a legislar'.

'En los tiempos del dictador sí estaban ustedes aquí, sentados en el Congreso de los Diputados, legislando sin que nadie les hubiese votado, apoyando penas de muerte y denigrando la dignidad de muchísimos ciudadanos'.