Público
Público

Aminetu Haidar volará pronto a casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El movimiento independentista del Sáhara Occidental, el Frente Polisario, anunció el jueves que se ha alcanzado un acuerdo para que la activista Aminetu Haidar vuelva a casa desde Lanzarote, donde lleva 32 días en huelga de hambre.

"Efectivamente, todo se ha resuelto, según nuestra información", dijo Ibrahim Ghali, el embajador del Polisario en Argelia, donde el movimiento tiene su sede.

"Un avión está en el aeropuerto de Lanzarote esperando instrucciones", dijo a Reuters.

La activista saharaui, de 43 años, lleva en huelga de hambre más de un mes en la isla canaria, después de que las autoridades marroquíes le negaran la entrada cuando regresaba de un viaje a Nueva York. El jueves fue trasladada a un hospital.

La plataforma "Todos con Aminetu" que ha canalizado durante el último mes la información relativa a la activista, confirmó que la activista va a salir del hospital para ser trasladada en avión a El Aaiún, según un fotógrafo de Reuters en Lanzarote.

No hubo confirmación oficial por parte de España o Marruecos y no estaba claro qué tipo de acuerdo se había alcanzado para permitir a Haidar regresar.

hace dos semanas se canceló el viaje de Haidar a última hora cuando parecía todo arreglado - aunque dejó entrever que podría alcanzarse una solución "en breve".

"El Gobierno sigue trabajando cada hora para encontrar una solución definitiva y esperamos en breve poder anunciar esa solución", declaró el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

Posteriormente, el responsable de la diplomacia española pidió la interrupción temporal de la sesión de la comisión tras recibir una nota de uno de los ujieres del Congreso para realizar unas gestiones, supuestamente relacionadas con el caso Haidar.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también había indicado que la situación ha mejorado, al ser preguntado en los pasillos parlamentarios.

Además, el Parlamento Europeo suspendió el jueves la votación de una resolución sobre Haidar, al indicar que su situación puede resolverse hoy mismo.

"En el curso del día de hoy se vislumbrará una solución para la situación de Aminetu Haidar, por lo que propongo que se suprima este punto del orden del día para que no interfiera en las negociaciones diplomáticas", dijo el líder del grupo socialdemócrata, el alemán Martin Schulz, en un comunicado del Parlamento Europeo.

"Ayudaremos más a la señora Haidar callados que votando una resolución", agregó.

INGRESADA EN EL HOSPITAL

aunque no ha abandonado su huelga de hambre - después de sufrir fuertes dolores de estómago y abdominales, así como vómitos continuos, según informó su abogada, Inés Miranda.

"El tratamiento que está recibiendo es única y exclusivamente para paliarle y calmarle los dolores que tiene y Aminetu continúa con la huelga de hambre. No está habiendo nutrición y ha sido instalada en la UVI del hospital por el estado que mantiene", dijo la abogada en declaraciones a periodistas desde el aeropuerto de Lanzarote.

"Ella nos manifestó tanto al doctor como a sus abogadas (...) que sí estaba dispuesta a que le trataran esos dolores", agregó.

Imágenes de televisión mostraron cómo Haidar era trasladada por los servicios de urgencias en una ambulancia.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al volver a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde comenzó una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa. Marruecos sostiene que ella rechazó la nacionalidad marroquí.

El caso, además de devolver a la actualidad el asunto no resuelto sobre la situación del Sáhara Occidental, ha colocado a España en una situación incómoda. El Gobierno, muy criticado por las organizaciones de solidaridad con la antigua colonia española, trata de mantener intactas las buenas relaciones con Marruecos, un país decisivo para España en asuntos como la seguridad y la inmigración.