Público
Público

Annan intenta desbloquear las negociaciones en Kenia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex secretario general de la ONU y mediador en la crisis de Kenia, Kofi Annan, se reunió hoy con el presidente Mwai Kibaki y con el líder de la oposición, Raila Odinga, para intentar desbloquear las actuales negociaciones.

La decepción era palpable en los pasillos del hotel de Nairobi donde se celebran las conversaciones entre el Gobierno y el Movimiento Democrático Naranja (ODM) para resolver el conflicto que mantiene dividido al país desde el anuncio de los resultados de las elecciones generales del pasado 27 de diciembre.

El viernes, Annan pidió a los equipos que representan al gobierno y al ODM que regresaran hoy a la mesa de negociaciones con un acuerdo firmado por Kibaki y Odinga.

La sesión comenzó a las 9.00 hora local (6.00 GMT), pero tres horas más tarde ambas partes abandonaron el hotel. Visiblemente de mal humor, el dirigente del ODM William Ruto declaró a EFE que "no se había alcanzado ningún acuerdo".

Los habituales negociadores de la oposición no regresaron al hotel por la tarde, pero sí lo hizo Odinga, que acudió allí para entrevistarse personalmente con Annan.

"Hemos realizado progresos considerables", dijo a Efe Nasser Ega-Musa, portavoz de Naciones Unidas. "El problema es que no se ponen de acuerdo sobre el reparto de poderes", agregó.

En un comunicado distribuido a la prensa esta noche, Annan lamentó que en la sesión de hoy las partes negociadoras no hubieran hecho progresos a pesar de haber tenido todo un fin de semana para realizar consultas.

Mientras la oposición exige la creación de un cargo de Primer ministro con poder ejecutivo y el reparto equitativo de todas las carteras ministeriales, el gobierno quiere limitar sus funciones y pide que el primer ministro dependa exclusivamente del presidente.

Por otra parte, el gobierno ha ofrecido diez de los treinta ministerios a la oposición, casi todos ellos de escasa importancia, según el periódico "The Nation".

Después de reunirse con Odinga, Annan se dirigió al despacho presidencial para hacer lo mismo con Kibaki, dentro de las gestiones para intentar reabrir canales de negociación que están estancados.

Annan, en su comunicado, dijo que en su reunión con Odinga y con Kibaki les hizo un llamamiento urgente "para resolver sus diferencias".

También insistió en que mientras el grupo de mediadores ha hecho su trabajo acercando a las dos partes, ahora Odinga y Kibaki "tienen que hacer el suyo".

Tanto el mediador como la oposición son conscientes de la impaciencia de la población, que sigue esperando la resolución de una crisis que dura ya ocho semanas.

Además, el miércoles se agotará el plazo establecido por el ODM para que el Parlamento vote una reforma constitucional que fue diseñada hace dos semanas en las conversaciones entre las dos partes.

De no producirse esa votación, la oposición ha amenazado con convocar masivas manifestaciones pacíficas por todo el país.

Pero el Parlamento está cerrado hasta marzo y tan sólo el presidente Kibaki tiene autoridad para ordenar la celebración de una sesión extraordinaria.

La crisis desatada por la victoria de Kibaki en los últimos comicios y denunciada como fraudulenta por la oposición, provocó un estallido de violencia étnica por todo el país y, sobre todo en las regiones occidentales, que se ha cobrado la vida de más un millar de personas y ha desplazado a más de 400.000.

Kofi Annan aterrizó en Nairobi el 29 de enero y, por el momento y pese a las declaraciones positivas de su entorno, no se han registrado cambios considerables en las posturas de unos y otros a la hora de alcanzar un consenso.

"El ODM está aceptando una serie de compromisos pero el gobierno no cede en ningún punto relevante", confesó a Efe un miembro del entorno de Annan.