Público
Público

El antepasado común del neandertal puede ser más joven que el del humano moderno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Científicos han recuperado el genoma completo del ADN mitocondrial de cinco neandertales, uno de ellos en el yacimiento de El Sidrón (Asturias), lo que ha permitido estimar que su antepasado común, la llamada "Eva mitocondrial", vivió hace unos 110.000 años y que es más joven que el del humano moderno.

Este hallazgo, que se publica en la revista Science, también señala que la variación genética entre los neandertales es menor que entre los humanos modernos y abre la puerta a la discusión teórica sobre su demografía, ya que apunta que el tamaño de las poblaciones neandertales tuvo que ser muy reducido.

El genoma mitocondrial es el ADN que se halla en el interior de las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar energía a las células), tiene la particularidad de transmitirse únicamente por línea materna y su análisis permite determinar cuál es el antepasado común de una especie, la "Eva mitocondrial".

En esta investigación han participado científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el instituto Max Planck alemán y la Universidad de Oviedo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han analizado el genoma de cinco individuos, uno de El Sidrón, otro del yacimiento de Vindija (Croacia), dos de Feldhofer (Alemania) y uno de Mezmaiskaya (Rusia).

Los autores han obtenido asimismo la secuencia parcial de un sexto individuo, procedente del yacimiento ruso.

En relación a la fecha del antepasado común de esta especie, el investigador del CSIC Antonio Rosas ha explicado que la misma "es más reciente que la obtenida con modelos previos basados en el registro fósil".

Así, se pone de manifiesto que este pasado común materno de todos los genomas mitocondriales neandertales sería más reciente que "la Eva" de los humanos modernos, que los investigadores sitúan en África hace 150.000 años.

Sobre la menor variación genética entre los neandertales, Rosas ha dicho que "se ha estimado una variabilidad incluso inferior a la que se encuentra actualmente en las poblaciones humanas de Europa".

"Por ejemplo", ha continuado, "dos de los genomas de Feldhofer y Vindija, que están separados por casi mil kilómetros, son idénticos, algo que sólo puede ocurrir si la diversidad de la especie es muy baja".

A juzgar por la similitud de secuencias mitocondriales separadas por miles de kilómetros, los investigadores creen que no existió una estructuración geográfica de las poblaciones neandertales, al menos al final de su historia evolutiva, según ha informado el CSIC.

"Los datos genéticos sugieren que los neandertales formarían pequeños grupos muy móviles y con una baja densidad demográfica", ha añadido Carles Lalueza (CSIC).

Los investigadores han estimado que el tamaño total de estas poblaciones era muy reducido, con un número efectivo de mujeres inferior a las 3.500.

Estos hallazgos contradicen otros estudios morfológicos anteriores.

Los investigadores han usado nuevas tecnologías de ultrasecuenciación masiva, que permiten estudiar millones de secuencias de ADN a partir de huesos antiguos.

El yacimiento de El Sidrón ha permitido recuperar hasta la fecha cerca de 1.600 restos óseos de, al menos, diez individuos neandertales.

El genoma mitocondrial analizado en este estudio procede de una esquirla de hueso de un individuo adulto masculino que ya se utilizó para determinar un gen asociado al lenguaje y el gen del grupo sanguíneo ABO.

Además, otra muestra de El Sidrón se utilizó para recuperar un gen de la pigmentación que permitió determinar que algunos neandertales eran pelirrojos.

El proyecto El Sidrón está subvencionado por la Consejería de Cultura de Asturias.