Público
Público

Antidepresivos más antiguos funcionan en pacientes con Parkinson

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las personas con enfermedadde Parkinson que además padecen depresión obtendrían mejoresbeneficios de los antidepresivos más antiguos que de los másnuevos, según sugirió un ensayo clínico pequeño financiado porlos Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

La investigación halló que la paroxetina (Paxil), uninhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS),parece ser menos efectiva que el antidepresivo "tricíclico"nortriptilina para el tratamiento de la depresión en pacientescon enfermedad de Parkinson.

"La depresión en la enfermedad de Parkinson estásubestimada y subtratada", dijo en un comunicado el doctorMatthew Menza, director de la investigación. "Este estudiomuestra que los pacientes deberían tener esperanza de quepueden ser ayudados", añadió.

Los ISRS suelen recetarse a estos pacientes, señaló elequipo de Menza, de la Escuela Médica Robert Wood Johnson enPiscatawa, Nueva Jersey, en la revista Neurology.

No obstante, los expertos teorizaron que los antidepresivostricíclicos serían más efectivos que los ISRS, por la forma enque funcionan.

Para comprobarlo, los autores asignaron al azar a 52pacientes con Parkinson y depresión severa a un tratamiento connortriptilina, paroxetina o placebo.

Sólo 34 pacientes completaron el ensayo, de ocho semanas deduración, pero según los datos disponibles, la nortriptilinafue superior al placebo a la hora de modificar los registros deuna escala estándar de medición de la depresión, mientras quela paroxetina no lo hizo.

El porcentaje de pacientes cuyo registro de depresión seredujo fue del 53 por ciento entre las personas tratadas connortriptilina, del 11 por ciento entre las que recibieronparoxetina y del 24 por ciento en el grupo de control.

Asimismo, sólo la nortriptilina fue superior al placebo enla mejora del sueño, la ansiedad y el funcionamiento social.

Sin embargo, los tricíclicos pueden tener efectoscolaterales más graves que los ISRS, por lo que a "las personasque reciben tricíclicos el médico les debería controlar decerca las dosis", añadió Menza.

En un editorial relacionado, los doctores Michael S. Okun yHubert H. Fernandez, de la University of Florida enGainesville, advierten que los resultados se veríancomprometidos por la pequeña cantidad de participantes delestudio, su corta duración y la elevada tasa de abandono.

Los editorialistas también destacaron el problema deseguridad ligado a los antidepresivos tricíclicos, dado que laspersonas mayores con enfermedad de Parkinson sería mássusceptible a los efectos secundarios, como inconvenientespsicológicos, cardíacos y descenso de la presión.

FUENTE: Neurology, online 17 de diciembre del 2008