Público
Público

Aragón y Castilla-La Mancha, en contra de la subida fiscal

Barreda alega que en su territorio pocos ganan como en Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La decisión del Gobierno catalán de subir los impuestos a las rentas más altas parece haber obligado a posicionarse al resto de ejecutivos autonómicos. Los dos primeros en oponerse a la medida de José Montilla han sido dos comunidades también gobernadas por los socialistas: Aragón y Castilla-La Mancha. El vicepresidente del Gobierno aragonés, José Ángel Biel, sacó la cara por los empresarios, a los que consideró principales afectados de la subida en Catalunya, para decir que 'no se puede cargar la presión fiscal sobre quienes generan empleo'.

Sin embargo, la medida de la Generalitat va destinada a gravar los grandes salarios de trabajadores por cuenta ajena, concretamente aquellos que superen los 120.000 euros anuales. Según los cálculos de la Conselleria de Finances, unas 20.000 personas residentes en Catalunya pasarán a pagar un 45% en el IRPF si ganan entre esa cantidad y 175.000 euros y un 47% si sobrepasan esa cifra. La medida permitirá llenar las arcas públicas en 75 millones de euros recaudados. El Gobierno aragonés, en cambio, opta por suprimir el impuesto de sucesiones, el de donaciones y recuperar el impuesto de patrimonio.

CiU dice que la medida es propia de un discurso «clasista»

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, JoséMaría Barreda, argumentó que 'no tendría sentido' imitar a Catalunya en su comunidad autónoma porque allí menos del 0,5% de los contribuyentes cobran más de 120.000 euros y el 95% ni siquiera alcanza los 30.000 euros al año.

En declaraciones a Antena 3 TV, Barreda recordó que su Gobierno ha firmado un pacto en ese sentido con empresarios y sindicatos y que piensa respetarlo. En todo caso, el presidente castellano-manchego apoyó que Montilla haya tomado la decisión de subir los impuestos a los que más ganan, aunque no vaya a afectar a un número abultado de contribuyentes, porque es partidario de hacer 'pedagogía política'. 'Los gestos y los símbolos tienen su importancia', dijo.

Griñán se reserva para el debate de la comunidad de la próxima semana

Esos 'símbolos' que Barreda considera importantes en política son, para CiU y el PP catalán, gestos vacíos. Oriol Pujol, portavoz parlamentario de los nacionalistas, hizo de la medida una lectura en clave interna del tripartito asegurando que se trata únicamente de mantener la cohesión del Ejecutivo catalán. Además, acudió al manual liberal para asegurar que la subida de impuestos a los que más ganan no son más que 'fuegos de artificio y cortinas de humo, además de un discurso clasista e ideológico sobre las diferencias entre ricos y pobres, entre las clases medias y altas'.

CiU no apoyará en el Parlament ni la reforma del IRPF ni el decreto de medidas de austeridad, también propuesto por el Govern. 'Que no nos confundan con ricos y pobres insistió porque esto afecta a todos los ciudadanos. Mientras que lo del IRPF es algo que se aplicaría en 2011 o 2010, decisiones como la subida del IVA entrarán en vigor muy pronto.

En la misma línea, la portavoz del grupo PPC calificó la subida del IRPF de medida 'populista y demagógica'. 'Es un simple maquillaje', añadió Dolors Montserrat.

También en clave interna del tripartito habló el conseller de Interior, Joan Saura, quien celebró que el responsable de Finances, Antoni Castells, superara 'rápidamente' el poco entusiasmo que, según él, mostró a la propuesta de subida del IRPF. Para aquellos que consideran escasa la cantidad que se recaudará, Saura dijo que esos ingresos equivalen a 46.000 plazas de guardería.

En el tablero de la subida del IRPF, sólo Balears ha seguido de momento la estela de Catalunya. Su presidente, Francesc Antich, ya ha plantead una subida de un punto en el tramo autonómico del IRPF para las rentas superiores a los 100.000 euros.

Aún no mantiene un posicionamiento claro el Gobierno socialista en Andalucía. Ayer mismo, su presidente, José Antonio Griñán, retrasó el anuncio al Debate de la Comunidad, que se celebrará el miércoles y el jueves de la próxima semana. Con todo, Griñán anunció recientemente algún tipo de reforma fiscal, y ayer, el portavoz de los socialistas en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, adelantó que sería 'coherente' con el replanteamiento de los ingresos y los gastos que está haciendo el Gobierno andaluz por el plan de ajuste.