Público
Público

La Armada relataa que disparó a los piratas dos minutos después de que dejaran el "Alakrana"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un helicóptero de la Armada disparó a los dos esquifes en los que los últimos piratas que mantuvieron secuestrado el "Alakrana" abandonaron el pesquero dos minutos después de que lo hicieran, pero ninguno de los somalíes resultó herido porque alcanzaron antes la playa.

Así lo ha precisado hoy el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Julio José Rodríguez, en una rueda de prensa en la que, junto a la ministra, Carme Chacón, ha ofrecido los detalles de la operación militar puesta en marcha tras el secuestro del atunero.

El pesquero navega en dirección a las islas Seychelles, escoltado por la fragata "Canarias". Uno de los marineros ha sido trasladado al buque militar después de que se creyera que sufría una angina de pecho aunque, una vez examinado, se ha comprobado que está bien y estable.

El JEMAD ha recalcado que no se procedió a atacar a los piratas hasta que el patrón del "Alakrana" comunicó que el último somalí había abandonado el barco, y ha dicho que fue entonces cuando uno de los helicópteros de la Armada comenzó a perseguir a los secuestradores que se dirigían a toda velocidad hacia la costa.

El otro helicóptero permaneció junto al "Alakrana" para evitar que fuera recapturado por los piratas.

"Dos minutos más tarde de que se confirmase que no estaban en el pesquero, el helicóptero ya estaba en persecución" del esquife en el que, con gran velocidad, los piratas se dirigían a la playa, ha manifestado el JEMAD.

Con el fin de detenerlo, el helicóptero abrió fuego "por la proa" y, a continuación, "en la zona del motor", aunque "debido a la corta distancia de la playa" los dos esquifes la alcanzaron, y los piratas desembarcaron y se confundieron con la gente que estaba allí.

"No hubo heridos, ni muertos", ha indicado, antes de relatar que el helicóptero se dirigió entonces hacia el "Alakrana" para unirse al objetivo de evitar su recaptura por otros piratas.

Tanto el JEMAD como la ministra de Defensa han hecho hincapié en que los militares han actuado, desde el inicio del secuestro, sobre la base de que el objetivo central era el regreso "sanos y salvos" de los tripulantes del pesquero.

Chacón ha recalcado que, junto a ese objetivo "humano" y "moral", las Fuerzas Armadas han desarrollado su cometido "en estricto cumplimiento" del mandato de la operación Atalanta, y en completa coordinación con los países que la integran.

Preguntada por el rescate que, según algunos medios, podría haber ascendido a 2,7 millones de euros, Chacón ha reiterado que el Gobierno ha puesto sobre la mesa "todos los esfuerzos en todos los ámbitos", político, diplomático, de inteligencia, cooperación internacional y militar, pero ha añadido que todos han sido, "siempre y únicamente, legales".

La ministra ha dicho que el mando de operaciones barajó distintas posibilidades para llevar a cabo una operación militar de liberación.

Así, el JEMAD ha confirmado que la fragata "Canarias" -que se encontraba a 800 millas náuticas del "Alakrana"- se dirigió hacia el pesquero nada más conocerse el secuestro para intentar interceptarle.

Se barajaron dos opciones: un asalto al buque, que fue desechado para no poner en riesgo a la tripulación, y la colocación de estachas, que también se desestimó porque la configuración del "Alakrana" la "hacía poco viable".

El JEMAD ha relatado cómo se produjo la detención de los dos piratas que se encuentran a disposición de la Justicia española, y la permanente vigilancia que las fragatas "Canarias" y "Méndez Núñez" realizaron "a cierta distancia" del pesquero para evitar ser detectadas por los piratas.

Asimismo, ha explicado que se reforzó la unidad de guerra naval de la "Canarias" para lo que fue preciso "en menos de 48 horas" enviar a la zona una unidad de guerra naval que fue lanzada en paracaídas en alta mar desde un avión Hércules.

Ese mismo día, se embarcó a los dos piratas detenidos a un petrolero francés que los llevó a Yibuti, desde donde fueron trasladados al avión militar español que los envió a España, siempre custodiados por personal de la Armada española.

"Sí, decidimos actuar. Por dos veces", ha remarcado el JEMAD. La primera durante la persecución para evitar que el "Alakrana" llegara a la costa, con la detención de dos de los piratas y, la segunda, tras confirmar que los secuestradores habían abandonado el pesquero, intentando su captura.

"Actuamos contra el esquife, pero no hubo tiempo suficiente", ha puntualizado el general Rodríquez, quien también ha dejado claro que "no hubo ningún intento" de recapturar el "Alakrana".

Preguntado por el momento en el que los piratas afirmaron que habían desembarcado a tierra a tres tripulantes, ha asegurado que la Armada constató "movimientos frecuentes entre el buque y la costa", aunque ha añadido que son normales en este tipo de secuestros.

Ha dicho que los servicios de inteligencia afirmaron, en un primer momento, que los tripulantes habían sido desembarcados y estaban en una playa y que, posteriormente, informaron de que continuaban a bordo del pesquero.

"Nosotros nos movimos, nos condujimos e informamos en función de lo que nos trasladaban los servicios de inteligencia", ha apostillado la ministra de Defensa.

Por último y preguntado por si trasladó al gabinete de crisis del Gobierno el informe de Defensa que supuestamente desaconsejaba el traslado a España de los piratas, el JEMAD ha recalcado: "yo lo único que llevé al gabinete de crisis fueron decisiones, no informes".