Público
Público

Una artista china hace de la "Mona Lisa" una obra comestible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ojos de pimiento de la "Mona Tofu", que miran fijamente por debajo de su largo cabello de fideos y la piel de tomate de "Cabbage Monroe", están radiantes en la exposición de arte contemporáneo de Ju Duoqi en Pekín.

Muchas de las obras más famosas del mundo forman parte de su exposición "Museo de la verdura", recreadas a través de fotografías de composiciones hechas con cebollas, patatas y berenjenas.

"En escultura no me gusta utilizar fibra de vidrio. Es demasiado difícil, y en madera no se ve bonito", dijo Ju, sentada cerca de su obra "Liberty Leading the Vegetables" (La libertad guiando a las verduras), una parodia de "La Libertad guiando al pueblo", de Eugene Delacroix.

Ju, ex diseñadora de webs y juegos para ordenador de la provincia de Sichuan, ha desarrollado al menos dos esculturas de verduras al mes desde 2006 para demostrar que el arte es parte de la vida diaria.

La artista de 35 años hierve, seca o conserva las verduras para perfeccionar su aspecto antes de ensamblarlas añadiendo al final del proceso los ingredientes que se pudren rápidamente. Después de fotografiar su trabajo, lo convierte en una comida.

La muestra en el bohemio distrito artístico 798 de Pekín provocó risas en su estreno cuando los visitantes reconocieron las famosas obras artísticas en sus fotografías.

"Si pudiera, me compraría una (...) Es muy innovadora", dijo Li Xiang, un visitante. "El arte puede ser muy abstracto, y si no eres un experto no puedes entenderlo", añadió.

El mercado del arte contemporáneo chino crecía hasta que estalló la crisis financiera global, que limitó el presupuesto de los compradores. Pero las ventas del trabajo de Ju han se han vendido por precios entre 1.500 y 2.000 dólares (unos 1.198 y 1.598 euros) por pieza.

La Galería Paris-Beijing, que exhibe el trabajo de Ju, normalmente presenta obras del lado más oscuro de la fotografía china, pero las verduras de Ju convencieron al fundador Romain Deguol, que autorizó una exposición de dos meses.

"Cuando vi sus obras, las encontré muy divertidas, muy atractivas y muy distintas a las que he visto en el arte contemporáneo chino", dijo.